jueves, 25 de marzo de 2010

Sananda Un Tiempo de Gran Liberación

a través de Marlene Swetlishoff

22 de Marzo de 2010

Amados trabajadores de la luz:

Venimos a hablar con ustedes hoy acerca de la reconexión de los Grandes Cristales que han permanecido dormidos dentro de la Tierra esperando el momento exacto para ser reencendidos. Esto ya ha ocurrido y anuncia el comienzo del Gran Despertar de las masas dormidas de la Humanidad. Muchos serán atraídos hacia sus páginas web y hacia sus vidas diarias en la medida en que estarán buscando descubrir la verdad acerca de ellos y su propósito aquí en la Tierra. Este despertar ocurrirá en olas que se extenderán a través de la superficie de la Tierra y junto con el despertar vendrá un tsunami de energía de Amor que impactará a todos y a todas las cosas sobre el Planeta.

La energía del Amor es una fuerza muy poderosa y no habrá ningún lugar dentro de cada alma que pueda esconder por más tiempo aquello que ha permanecido oculto y la verdad aflorará a la superficie dentro de cada mente y de cada corazón. Se producirá un tiempo de gran liberación de todas las emociones que han sido reprimidas desde antaño y puesto que la mayoría de ustedes ya han pasado por este proceso o casi lo han completado, recaerá sobre ustedes la responsabilidad de prestar una mano estabilizadora allí donde vean la necesidad. Estén alerta y conscientes de aquellos a su alrededor que se encuentran agitados en el despertar y sepan que ahora es su tiempo para realizar su mayor Servicio a la Luz. Permanezcan firmemente enraizados a la Tierra e irradien su Amor y su paz hacia afuera cada día, pues esto ayudará en el proceso de recalibración.

Los eventos fluirán ahora con rapidez y la vida se tornará sorprendente en la medida en que multitud de cambios tendrán lugar en cada esquina de la Tierra en la que viven. La Tierra está cambiando minuto a minuto y pronto esto se hará más y más aparente para todos. Será un esplendoroso momento para estar en la Tierra y en la vanguardia de este Gran Despertar. Permanezcan afianzados en sus más elevadas visiones de paz, buena voluntad, armonía y abundancia para todos para anclarlas a la Tierra, ya que es su Luz sobre la Tierra lo que se necesita en estos momentos.

Reúnanse juntos en sus grupos y envíen diariamente grandes olas de Amor irradiando hacia fuera mientras visualizan esta energía penetrando en los corazones y las mentes de cada hombre, mujer y niño sobre el Planeta. Vean a todos sintiendo alegría y felicidad, ya que estas son las emociones de frecuencia superior que elevan la frecuencia de vibración del Planeta mismo.


Estén abiertos a los muchos escenarios que aparecerán en sus propias vidas y que pueden aparecer cogiéndoles por sorpresa, como venidos de ninguna parte. Sepan que algunos de estos escenarios pueden ser las etapas finales de la conclusión de sus contratos y sus acuerdos individuales. En el caso de las relaciones no tienen por qué significar necesariamente el final de las mismas, sino meramente que ciertos aspectos de las mismas han llegado a su curso y que se abre la oportunidad de nuevos comienzos para ustedes con la misma persona, siempre que los sentimientos mutuos de Amor existan entre ambos. Todas las relaciones personales están ahora siendo testadas y probadas debido a las elevadas vibraciones de Amor que están entrando en la atmósfera y todas aquellas que no sirvan más a aquello que su Alma ha elegido experienciar en estos tiempos, serán recalibradas también de la misma forma que está ocurriendo en la Tierra.

La cosa más importante a recordar es que ustedes son Amor personificado y que todo es bendecido a su alrededor mientras caminan por la Tierra. Irradien ese Amor a todo lo que les rodea y envíen sus bendiciones más allá. Ustedes son los Embajadores, los Emisarios de la Luz y es ahora su momento para anclar este gran Amor sobre la Tierra para que todos puedan despertar y recordar la Luz que ellos mismos son. Sean un firme pilar de la Luz y tengan fe en que todos ustedes irán en estos días a través de la nueva forma de vida a la que han sido destinados por eones de tiempo.

Todo está bien y nosotros sincera y humildemente agradecemos a cada uno de ustedes por el rol que han desempeñado y que desempeñan ahora según los acontecimientos comienzan a desplegarse. Cada uno de ustedes es honrado y reverenciado por su dedicación en el Servicio de la Luz. Les enviamos nuestras bendiciones.

Yo soy Sananda
©2010 Marlene Swetlishoff