viernes, 12 de marzo de 2010

NAVE ALFA

11 de marzo de 2010


Es para nosotros una inmensa alegría el poder acompañarlos a todos ustedes en este salto evolutivo tan prominente, y damos gracias y cantamos alabanzas al Creador de todo lo QUE ES.

¡Saludos desde la Nave Alfa!

Nos hemos embarcado todos juntos en una hazaña, una aventura que no tiene parangón con nada vivido por los habitantes de este planeta en su pasado. Algunos han dicho que estamos viviendo actualmente lo mismo que ocurrió en los antiguos tiempos de Atlantis; pero esto no es así. Porque el salto cuántico que van a experimentar ustedes en los tiempos actuales los va a dirigir directamente a la 5ª dimensión de existencia, como explicamos con detalle en un comunicado anterior. Nunca antes los habitantes de Gaia habían sido ascendidos a una dimensión tan elevada, por eso decimos que lo que están a punto de vivenciar es algo único y singular en este planeta y que está ocurriendo por primera vez. No hay ni ha habido precedentes; no pueden comparar estos momentos de magnificencia con acontecimiento alguno del pasado.

Es para nosotros una inmensa alegría el poder acompañarlos a todos ustedes en este salto evolutivo tan prominente, y damos gracias y cantamos alabanzas al Creador de todo lo QUE ES, por permitirnos vivir esta experiencia junto a nuestros hermanos de la Tierra, a quienes hacemos partícipes de todas estas informaciones, entre otras razones, para que disfruten de estos momentos, viviéndolos con conocimiento de causa y sabiendo lo que está pasando. Si nosotros, los Hermanos Mayores que los visitamos, no les informáramos de lo que está ocurriendo “detrás de bastidores” – utilizando el lenguaje de los escenarios musicales y teatrales – o podríamos decir también “detrás de la cortina ilusoria creada por los Oscuros” – entonces ustedes fijarían su atención exclusivamente en los acontecimientos más impresionantes e impresionables, como los terremotos y maremotos que están ocurriendo en la superficie de la Madre Gaia, o tal vez en la crisis económica y financiera que están viviendo ahora, o en la delincuencia y el pillaje que van a aumentar cada día más.

No obstante, pese a estos hechos, que sin duda son difíciles de vivir mientras acontecen, incluso que podríamos denominar traumáticos para algunas personas, como los habitantes de Haití y de Chile que han vivido estos dos terremotos recientes, queremos pedirles que se concentren no en lo más difícil y más negativo, sino en todo lo positivo que conlleva la situación. Si el médico descubre que su paciente tiene gangrena en un brazo o una pierna, deberá amputar ese miembro – con lo traumático que eso resultará para el paciente – para permitir que esa persona continúe viviendo. Si una vez realizada la operación el paciente piensa sólo en su extremidad perdida, no logrará reponerse psicológicamente y posiblemente tampoco físicamente, y su mente se hundirá irremisiblemente en un pozo negro de tormento y sufrimiento. Pero si, por el contrario, el paciente colabora con el “personal de rehabilitación” y se esfuerza por salir adelante en su nueva situación, podrá adaptarse a su nueva vida y ser un hombre o una mujer feliz y con pensamiento positivo, agradecido porque a pesar de contar con un miembro menos, ha sobrevivido a la difícil operación y continuará viviendo junto a sus seres queridos.

No hagan caso de algunas películas que únicamente tratan el aspecto negativo, pues hacen énfasis nada más en la etapa de transición por la que deben de pasar obligadamente. Muchos viven en el miedo debido a ese tipo de películas, que los Oscuros han inspirado en las mentes de algunos guionistas, directores y cineastas, para continuar con su plan de dominar a los demás, provocando el miedo al futuro en sus mentes tiernas y frágiles.

Que ocurrirán muchas cosas, sí, eso es cierto. Pero cada uno de ustedes estará en el momento y el lugar en que tenían que estar, para vivir la experiencia resultante de ese momentum en particular.
Nada ocurre por casualidad y para todo hay una razón y un por qué, aunque en ese momento puede que se hallen desconcertados y no entiendan nada.

Si usted se encuentra en medio de un lugar que ha sido devastado por un terremoto o un maremoto, no le quepa duda de que está ahí para ayudar a todos los que estarán desamparados y asustados en esa situación, porque no entienden qué es lo que ha pasado y por qué ha pasado. Pero usted, que está despierto ya y que conoce el tránsito por el que está pasando el ser humano de este planeta, sabrá qué hacer en un trance así y que debe actuar ayudando a sus semejantes, desde esa perspectiva que los sitúa en una situación privilegiada.

No es por casualidad y no es fortuito que ustedes saben y otros no. Usted no está leyendo estas palabras por mera coincidencia. Pero como el saber más que los demás también implica una mayor responsabilidad, usted está llamado a asistir a los demás que no entienden lo que ocurre, porque no saben que son necesarios estos cambios, a veces desagradables, para que todo el planeta GAIA se cure, sane sus heridas y ascienda a un nivel desconocido anteriormente, que lo transformará en un planeta miembro de la Federación Galáctica por méritos propios.

¡Oh, cuántos esfuerzos están haciendo ustedes, queridos míos, en hacerse dignos de pertenecer a esta nueva etapa de luz! Esos intentos por parte de ustedes de evolucionar y de hacer méritos ante el Padre Celestial, ¡es algo que nos emociona enormemente y nos llena de profunda alegría y dicha!

Continúen como hasta ahora, porque en verdad, en verdad les digo, que nuestro Padre-Madre común está rebosante de felicidad por el gran salto evolutivo que están logrando, gracias al esfuerzo y la intención que ponen cientos de miles de ustedes, cifra que está aumentando cada vez más, a medida que el ser humano de este planeta va quitándose la venda de los ojos y va comprendiendo que había estado engañado durante cientos, miles de encarnaciones en este mundo tridimensional y de naturaleza dual.

¡Es tiempo de despertar! ¡Es tiempo de madurar! Es tiempo de trabajar todos juntos, para que el número de personas que comprenden la verdad y se suben al tren de la realidad sea cada vez mayor. Por eso les digo: ¡Súbanse al tren y viajen con nosotros hasta el fin del trayecto, que es la Ascensión!

Los abraza con profundo amor y respeto,

El Comandante Sohin de la Nave Alfa
Canal: kris-Won