miércoles, 12 de mayo de 2010

RAMTHA LA ENTIDAD MÁS EXTRATERRESTRE

Maestro: Ramtha, recientemente parece haber un aumento del número de avistamientos de OVNIS. También parece que se incrementó el número de personas que canalizan entidades extraterrestres. Me preguntaba si había algo que tú quisieras…

Ramtha: (Después de reír con estruendo). Un nuevo dogma, ¿eh?

Maestro: No estoy seguro de lo que quieres decir, pero sé que mucha gente está interesada en este tema. Me pregunto si estos extraterrestres están solamente observándonos o planean ayudarnos en los días por venir.

Ramtha: ¿Ayudaros? ¿Por qué crees que necesitáis ayuda?

Maestro: Para trascender la conciencia social, supongo. Ramtha: Maestro, ¿conoces la expresión «ensillar sin traer la bestia»? Como si las cosas no estuvieran color de hormiga, y ahora queréis saber si hay extraterrestres sentados en naves en algún lugar. Os preguntáis si van a intervenir para salvar vuestro pellejo. Y si van a venir, esperáis estar en el lugar indicado y a la hora indicada para que os recojan, ¿correcto?

Maestro: Bueno...

Ramtha: Déjame darte una verdad. Si no te agrada, o si escoges tener una diferente, hazlo sin demora. Las entidades en. esas naves son vuestros hermanos más altos. Ahora, cuando digo «más altos», no quiero decir que sean mejores que vosotros, están simplemente más altos allá en algún lugar del cielo. Estos «extraterrestres», como se les llama, sí existen y sí vienen a visitarnos. Proceden de otros sistemas solares, de otras dimensiones e incluso desde el centro de vuestra Tierra. Aunque la apariencia fisica de algunos de ellos es muy diferente a la vuestra, hasta el punto de que los Ilamaríais feos pues vosotros juzgáis la belleza con base en una dimensión exterior, son hermosas entidades, en verdad.

Estas entidades no son vuestros salvadores, son vuestros hermanos y no obstante los estáis idolatrando en forma masiva a causa de los mitos que los rodean. Es algo estupendo pensar que uno de ellos está hablando a través de vosotros, pero también es puro cuento.

Si realmente queréis canalizar una entidad inteligente, probad con una hormiga. Ellas tienen una mejor comprensión de lo que va a suceder, de cómo se organizan las cosas, dónde cavar, etc.

Maestro, a menos que algo pueda poner pan sobre tu mesa o retar tu mente a vivir aquí y ahora, a vivir en gozo y llegar a la soberanía, carece de importancia. Es sólo otro ídolo, otro juego, otra ilusión. Hay una gran cantidad de cosas que yo podría enseñaros y muchas aventuras hacia las que podríais proceder, pero la humanidad no está preparada para ellas.

La humanidad no se ha despegado de las ataduras de la adoración a ídolos y no se ha soltado del glamour que producen el nerviosismo y el temor. La humanidad se sale de su curso porque siempre está mirando las cosas «allá arriba», en vez de echar un buen vistazo hacia adentro.

Cuando vayáis más allá de la necesidad de mirar hacia afuera de vosotros, encontraréis paz y alineación con todas las cosas. Entonces estaréis en conocimiento de todas las cosas maravillosas que existen. Y no las conoceréis de segunda mano, porque ya estaréis en el flujo de toda la vida.

Vuestra única salvación será el conocimiento, el razonamiento, el conocer al Dios interior y tocar la melodía de esa divinidad.

Hay tantas cosas que dais totalmente por hechas. Si buscáis luces brillantes en el cielo, nunca apreciaréis las belleza de la tierra sobre la cual estáis parados, o la belleza del que las busca. Una entidad sabia y prudente emprende el descubrimiento de su yo y de su propio medio ambiente antes de alzar sus ojos hacia el «más allá», hacia lo infinito.

El hombre estará listo para avanzar hacia la eternidad solamente cuando acepte y posea como sabiduría toda su vida y su pasado, porque entonces ya no existirá el dolor del remordimiento ni el deseo de mirar hacia atrás. A1 llegar a ese punto, el hombre habrá experimentado y aceptado la totalidad de esta vida aquí y tendrá esa sabiduría guardada en su alma.

Es cierto que ha habido muchos aterrizajes de estas entidades y habrá más. Si el contemplaros os produce excitación, no tiene nada de malo. Si, por casualidad, uno de ellos aterriza en vuestro patio y desea conversar con vosotros, hacedlo, pero no caigáis de bruces ni os postréis ante ellos. Y no viváis por el día en el que ocurra ese contacto, porque es factible que nunca se presente.

Estas entidades no planean llevaros a ningún lugar. Alegraos por eso, porque lo que para ellos es paraíso, para vosotros puede ser un gran susto. Además, en todo el universo hay sólo unos cuantos lugares donde podría sobrevivir vuestro ser biológico, en las condiciones actuales. Antes de poder llevaros en sus naves, ellos os tendrían que envolver en una sustancia parecida a la gelatina para evitar que os desintegréis, y la mayoría de las naves no son lo suficientemente grandes para tener esas dotaciones.

Con respecto a los secuestros: Estas entidades saben acerca del espíritu, de Dios y de la eternidad. Poseen el conocimiento de la luz y la tecnología que les permite ser interdimensionales e interestelares. Si poseen el conocimiento de estas cosas, ¿para qué os necesitan? En otras palabras, con todos los problemas, aflicciones, pensamiento limitado y fanatismo que existe en vuestras vidas, ¿por qué querrían ellos contaminar las suyas?

Puesto que saben y conocen estas cosas, ¿por qué han secuestrado y examinado a algunos de vosotros? Porque no han sido humanos. Para ellos la humanidad es algo misterioso, pues nunca han vivido como uno de vuestra especie. Ellos desean entender cómo funcionan vuestros sistemas biológicos y fisiológicos, así que buscan respuestas. Tenéis que reconocer que sois un grupo muy peculiar. ¡Para una gran mente, es desconcertante saber por qué la vuestra no funciona! Por eso es por lo que no se sientan en sus naves y tratan de canalizar a uno de vosotros. Eso no es un desaire, solamente la verdad.

Estas entidades han hecho contacto con muchos de vosotros y os han examinado con el fin de aprender sobre vosotros. Y si quisieran destruiros y acabar con vuestro mundo, ya lo hábrían hecho hace mucho tiempo; así de poderosos son. Pero también son amorosos, porque existen en Superconciencia.

Estas entidades han estado aquí en grandes cantidades y han enseñado a vuestras antiguas civilizaciones. ¿Sabéis por qué no han venido a enseñarle a esta gran civilización? Porque esta gran civilización no es tan grande. Me estremezco al pensar lo que el hombre limitado haría con conocimientos de tecnología más avanzada. Con vuestra pequeñez de mente y su tecnología, vuestro sistema solar rápidamente se convertiría en sólo un aro de polvo.

¿Por qué, a lo largo de vuestra historia, han regresado a vuestro plano entidades de otros sistemas solares? Porque están en una maravillosa aventura. La eternidad es un lugar bastante grande, y de vez en cuando paran aquí para decir hola y para ver qué habéis hecho, digamos, durante los últimos 10.000 años. Es como regresar al zoológico a mirar la nueva selección de las especies. ¿Comprendes?

Maestro: Sí. Ramtha, ¿tú crees que será posible visitar el interior de la Tierra después de que hayamos aprendido a sobrevivir y hayamos salido de la conciencia social?

Ramtha: Maestro, lo que vais a experimentar no es para recompensaros con visitas a civilizaciones extraterrestres. Lo que se verá con la raza humana en los tiempos que vienen será el comienzo de una raza de entidades que serán similares a los hermanos de las naves que contempláis. La humanidad será una raza de entidades que habrán olvidado el fanatismo, el prejuicio y la limitación. Será una hermandad de entidades simples y amorosas que, en verdad, heredarán este plano, porque solamente los que exhiban esa conciencia escogerán vivir aquí. Las entidades que todavía necesiten experimentar el dolor, el sufrimiento, la amargura, el odio y la guerra, no podrán satisfacer esa necesidad aquí; así que escogerán vivir en otros lugares.

Si tú deseas ser parte de la Superconciencia en este plano, emprende la aventura de conocer a la entidad más extraterrestre de todas: tú. Eso es lo que tienes que hacer para poder presenciar los días por venir. ¿Comprendes?

Maestro: Sí, gracias.

Ramtha: Si lo haces, maestro, te aseguro que verás algunas de las cosas más extraordinarias de tu existencia. Tus OVNIS serán solamente una pequeña e insignificante parte de esas cosas. Que así sea.


Grupo Ashtar.
Argentina