jueves, 1 de abril de 2010

YESHUA – ESTAMOS ATENTOS A TODO LO QUE PASA EN EL PLANETA

Alexiis, 31 de marzo, 2010

Son las once y cuarto de la noche y siento un extraño hormigueo en todo el cuerpo, es algo impresionante, es como si quisiera moverse cada parte de mi cuerpo por separado. No es la forma normal en la que percibo un llamado a canalizar, pero por otro lado tengo que reconocer que estoy enfrascada en el trabajo de editar y subir los mensajes de otros canalizadores, de reenviar otras cosas importantes, de traducir, etc., que me olvido de quién soy.

Me olvido que antes que nada soy un canal que está a vuestra disposición y me temo, realmente me temo que a veces no percibo enseguida cuando ustedes me están llamando y que por eso se producen reacciones como sacudidas más fuertes hasta que me doy cuenta.

Si todo esto lo que manifiesto es verdad, les pido mil perdones, ustedes saben perfectamente que no lo hago a voluntad, sino que simplemente me dejo abrumar por todo lo demás y me olvido de quién soy.

Quedo esperando con todo amor a ver qué es lo que sucede. Quiero aclarar antes de seguir que aunque es muy fuerte esa sensación de hormigueo, no es la sensación que he tenido alguna vez cuando se ha querido meter una energía negativa, eso era también relacionado con hormigas pero muy, muy repulsivo. Hoy no, no, por eso creo que es un llamado de ustedes. Bueno, ahora sí quedo callada. . . .
Sí Alexiis, tienes razón soy YESHUA. Realmente estás tan enfocada en el trabajo que no percibes a primera instancia cuando te llamamos. Esto no es una recriminación, es una constatación. Sé que lo que estás abarcando es más de lo que se puede pedir y pretender de un ser humano, porque aparte de canalizar estás traduciendo, estás haciendo que otros traduzcan, estás reenviando, estás ayudando a otros canales editando sus mensajes y subiéndolos al blog, en fin ‘mujer múltiple’, más no da.
Es necesario que prestes atención a los llamados. No nos enojamos, no estamos enojados, al contrario, agradecemos todo el esfuerzo y toda la dedicación que empleas por mantener esa red de información que has conseguido organizar, activada.
Sabemos que hay energías que te están trabando como ayer que te quedaste una cantidad de horas otra vez sin conexión, y por consiguiente más aumento de trabajo hoy y evidentemente también hay momentos como esta mañana en que te tienes que ocupar de tu vida física y no puedes estar todo el tiempo, las veinticuatro horas, en la computadora. Así que todo eso lo respetamos y lamento que ese, como lo llamas, hormigueo al final te haya sacudido como para que te des cuenta que te estábamos llamando.

Lo que vengo a comentar un poco es lo que por distintas fuentes se ha mencionado hoy en cuanto a lo que se produjo ayer con ese – digamos – dichoso aparato que se ha puesto en marcha en Ginebra.

No lo voy a llamar por el nombre que le han puesto los humanos, porque tal como vos Alexiis lo sentiste, rechazo ABSOLUTAMENTE esa denominación, es una difamación casi se podría decir. Los humanos pretenden igualar a lo que hizo el Creador/Creadora, ¿no se dan cuenta, queridos hermanos, que eso es imposible? Ningún ser solo, ni humano, ni angélico, ni maestros, ni extraterrestres, nadie, absolutamente nadie está en condiciones de reproducir lo que hizo el Creador/Creadora en su momento.
Están invirtiendo millones y millones de plata en una experiencia que a lo mejor tendrá algún uso práctico, aunque todavía no se sabe, ni siquiera pueden evaluar todas las consecuencias que puede traer tanto a nivel planetario, como cósmico, como humano y de todos los reinos de la Madre Tierra.
Se metieron en algo, vuestros famosos científicos y no pueden evaluar qué y cuáles son las consecuencias.

Desde ya les quiero decir a todos ustedes que estamos en máximo alerta para evitar cualquier daño grande que se pueda producir a raíz de este aparato, pero tampoco podemos evitar consecuencias pequeñas que se irán manifestando.
Sí, por supuesto, no íbamos a dejar que ese aparato destruyera al planeta tierra, como en cierto momento se ha temido y bajo ningún punto de vista esto se iba a permitir, pero tampoco podemos, como ya lo dije recién, evitar las mínimas consecuencias y que hoy y ayer entre muchos humanos se haya manifestado una tristeza profunda, incomprensible, es real, porque acá la humanidad se ha metido con algo que no le toca experimentar.

Yo vengo solamente a decirles que nosotros estamos atentos a todo lo que les pasa, tratamos de evitar consecuencias graves, pero también los tenemos que alertar que ustedes pongan de su parte toda la energía, no desesperen, no se dejen estar, no den lugar a esa tristeza, transfórmenla en ímpetu en si mismos para ayudar a difundir la luz en la Madre Tierra, que lo necesita más que nunca.

Les mando a todos ustedes mi amor, acompañado como estoy de toda la Hueste Celestial, Yo Soy YESHUA.