miércoles, 28 de abril de 2010

DEL PLANETA: EJNORJHT: LES OBSERVAMOS COMO A NIÑOS

Hermanos terrestres:

Desde Ejnorjht, su planeta amigo, les traemos un nuevo mensaje de Paz, de amor y de Bienaventuranza.

Bienaventuranza significa que van por buen camino.

Ustedes son los adelantados, y por medio de ustedes los Trabajadores de la luz, es que también, con el Creador, obtenemos el permiso de actuar y ayudarles. No podemos intervenir y ayudar por nuestra cuenta, sino según sean las peticiones de ustedes, usando su libre albedrío. Nuestra ayuda es mucha, junto con los hermanos estelares, Maestros y otros, pero venimos a hablarles del poder de su libertad para el bien, el cual puede focalizarse en un marco que moviliza nuestra actuación.

Aunque existe un Plan bien diseñado en ejecución para liberar al planeta Tierra y a sus habitantes, posible gracias al despertar de suficientes humanos y por decreto de la Fuente, del Hacedor, hay variantes digámoslo así en la que ustedes puede intervenir: aquello en lo que ustedes se enfoquen atraerá más especialmente nuestra actuación, y es de eso a lo que venimos a informarles.

Por un lado, el mejor servicio que ustedes pueden hacer es mantenerse en amor, irradiarlo; mantenerse en paz; centrarse, inspirar una belleza que les conmueva por dentro y haga que se les expanda el corazón; realizar prácticas como cantar, bailar, crear, pintar, la buena lectura...; realizar actividades como ejercicios que les permitan evolucionar, ayudar a otros por ejemplo extendiendo la noticia de que existen personas despiertas a cuyo servicio y visión del mundo pueden unirse, y todo lo que pueda considerarse lo propio de las altas vibraciones.

Sin embargo, hay una práctica de ayuda muy consistente y es la petición sincera, concreta y clara en lo que ustedes se enfoquen como servicio, es decir, que visualicen, pidan o decreten aquellos aspectos del mundo tal como ustedes deseen que el mundo y su vida sea, llamándosele a ello en cierto lenguaje, oración, o petición, que debería ser sincera, llena de creencia, como quien pide algo que está seguro de que ya es suyo por completo. De que lo merece y ya lo tiene. No duden.

Ello es sumamente importante.
Y nos moviliza.

Queremos añadirles cierta confesión, especialmente cariñosa y quizá un tanto divertida, y es que tenemos una curiosidad -diríase humanamente que- irreprimible por conocer en qué se enfocarán. Tenemos curiosidad como la de unos padres reunidos que ven a sus hijos en un campo de juego y les observan y comentan con inmenso amor lo hermoso que es que sus seres queridos elijan unos juegos u otros -el juego libre elegido es aquello en lo que se focalizan-. Por nada intervendríamos para cambiarles el juego elegido, dentro del ejercicio de la libertad de ustedes, pero sí intervendremos si nuestros hijos nos piden una mano para que su juego se haga mas "real", se concrete, y sobre todo se saque mayor aprendizaje, amor, participación y unión del mismo. Nosotros podemos intervenir gracias a lo que ustedes elijan con la mente, el corazón y el deseo.

Nosotros podemos ampliar el poder de sus peticiones, si nos lo piden. Solo si nos lo piden. De otro modo, no podemos hacer.

Nuestro gozo es servir. Cuanto más se sube en la escala del amor, mas gozo hay en servir. Y servirles nos produce alborozo.

Un poco, esta es la similitud, y por eso nosotros estamos encantados con ustedes y pendientes casi como niños contagiados por ustedes de qué juegos elegirán, para ayudarles en cuanto nos llamen, pero sin cambiar el juego.

Este ha sido el mensaje por esta vez, queridos terrestres.

Un inmenso abrazo de Luz desde el Planeta Ejnorjht, su planeta Amigo.

Canalizado por:

Miguel Pou