sábado, 10 de abril de 2010

Solama ~ Mensajes de Luz para despertar conciencias

Las saludo soy Solama y agradezco desde mi Rosa su presencia hoy aquí, en esta unión, esta comunicación que sucede siempre, que se encuentra el Cielo y la Tierra.

Cuando se invoca la Luz, que la Luz del que todo lo es y todo lo sabe, la derrame sobre cada una de ustedes en éste día y puedan portarla y llevarla hasta otras personas, que también la necesitan.

Nos gustaría analicen la posibilidad de difundir todas las enseñanzas, todos los mensajes, ejercicios y técnicas, formando otros grupos, más pequeños, convirtiéndose en difusoras de Luz, porque como ya he dicho en muchas oportunidades, el tiempo ya no es el tiempo, el momento es ahora y si ustedes quieren colaborar en esta etapa, vuestra ayuda sería muy importante para nosotros.

Lamentablemente, muchas veces el ego afecta la personalidad con energías negativas; nosotros respetamos el accionar de cada uno sin juzgar, pero realmente necesitamos el esfuerzo, para que se puedan lograr los objetivos que tanto anhelamos ustedes y nosotros.

Recuerden que la presencia son ustedes mismas, pues la Luz está en su interior, las alegrías están en su interior. No busquen fuera de ustedes, no depositen en otros, no busquen en otros lo que ustedes tienen.

Hay entre ustedes Guías y Maestros, pero estén atentos, porque son muy pocos los que ejercen verdaderamente desde el corazón.

Los velos se irán corriendo y ustedes podrán ver lo que sucede, lo verdadero. Lo que perdura es lo verdadero, lo demás se irá desvaneciendo como cuando uno sopla una montaña de polvo y la montaña desaparece, el polvo desaparece y queda la nada.

En estos momentos más que nunca, que sus ojos sean capaces de ver lo que realmente deban ver, que sus oídos sean capaces de escuchar lo que realmente deban escuchar, que su boca sea capaz de pronunciar la palabra de la verdad, de la justicia, la sabiduría. Que sus manos sean bendecidas por esa Luz, para solo dar AMOR, un abrazo, una caricia, un arrullo, todo lo que proviene de la Luz.

Y Así es, sean concientes o no de esto, estamos todos aquí, trabajando para que lo mejor sea dado sobre la tierra, para que lo mejor emerja sobre la tierra, para que muchos más como ustedes, estén listos para lo nuevo que ha de venir, porque realmente hay que estar preparado para ello.

Hemos trabajado en el mensaje anterior con el equilibrio del plano mental, hoy sería interesante armonizar el Cuerpo emocional.

Para realizarlo, necesito que lleven o que viajen a un momento de sus vidas actuales, donde han sentido amor, amor absoluto; recuerden con toda intensidad ese momento donde han sentido ese amor, pues esa energía deberá llegar a cada una de sus células, pues allí se encuentra alojada.

Tal vez recuerden un aroma, un color, algún suceso especial, algún encuentro especial.

Recuerden ahora algún momento de sus vid as, donde se han sentido amadas por alguien, donde han sentido amor, donde han recibido amor.

El dar y el recibir, el estar y dejarse ir, el llevar y el fluir, permitan que ese amor terrenal que está guardado en la memoria de sus células, pueda latir como pequeños corazones, activando toda esa energía que hay dentro de ustedes.

Concéntrense en su corazón que late y visualicen como con cada latir hay un dar y recibir de amor a todo su cuerpo, todo su Ser en amorosa unión, representa o simboliza el amor de lo más alto.

¿Son capaces de ver la vida dentro de ustedes y amarse por lo que son?

Son grandes Templos, a los cuales el Altísimo ha esculpido y ustedes han destruido. Si vuelven a realizar la alianza entre el Cielo y la Tierra, sus cuerpos volverán a reflejar la belleza de la Luz, una belleza que va más allá de la belleza de su mundo terrenal.

Cuando hay Luz y Amor, todo se transforma, todo se embellece, todo se purifica, desde esa Luz amo rosa que son cada una de ustedes y desde su corazón palpitando.

Piensen en un Ser de Luz, algún Ser que ustedes conozcan y admiren, o algún Ser que pueda venir a su mente, envíenle desde su corazón todo ese Amor y mucha más Luz, cubriéndolo, mirándolo a los ojos, de Alma a Alma, en una mirada amorosa que traspasa toda frontera, pues llega a la esencia, llega a la Luz.

Conéctense con ese Ser y permitan que su Luz sane algunas heridas que hay en su interior, cuando no sintieron amor, cuando no se sintieron queridas, cuando no se quisieron como debían quererse, cuando su niño interno se sintió solo, triste o abandonado.

Permitan a éste Maestro de Luz, que está hoy aquí para prestarles este servicio, que se lleve todo ese dolor, todas estas heridas y que purifique todo su Ser.

Que hermoso es verlas desde el Amor a cada una de ustedes, si solo pudieran verse, se me embriaga el corazón, quisiera abrazarlas a cada una y decirles cuanto las amor, se que ya lo saben, pero nunca las palabras están demás.

Agradezcan desde su hermosa Rosa, que nace desde el centro de su corazón, a éste Ser que las ha asistido en esta liberación y purificación de su campo emocional. Recuerden que siempre estará a su disposición cuando necesiten conectarse nuevamente con esta energía.

Pueden sentirse en el transcurso de estos días con mucha calma, serenidad, o como no conectadas desde su plano emocional, recuerde que cuando hay mucha liberación, necesitamos incorporar nueva energía, para esa energía vieja que se ha retirado.

Como almas viajeras comiencen con la tarea si lo desean, realizando esto mismo con todo aquel que sientan lo reciba con el corazón abierto, yo les agradeceré a todas infinitamente, puedan compartir lo que aquí y hoy han recibido.

Con vuestro Cuerpo Mental y Emocional equilibrado, humildemente necesitamos solicitar otra pequeña colaboración personal. Pidan pues hay un gran desequilibrio a nivel planetario con todos los elementos; el fuego quema, el agua se seca, el agua que se desborda, la tierra que se reseca, la tierra que se inunda, el aire que sopla, el mar que crece, el suelo que tiembla y todo se desmorona como un flan.

Les pedimos que cada noche, cuando realicen sus oraciones, pidan a los guardianes de los elementos, equilibrio y armonía para que se manifiesten en perfecta comunión en la faz de la tierra, como lo pidió el Altísimo, el Creador, una alianza perfecta entre todos los reinos, una convivencia en armonía entre todos.

Las saludo y las envuelvo en una nueva frecuencia transparente y cristalina, como el cristal del diamante más puro, que como un disco que gira, desciende desde lo alto hasta el centro de esta reunión, salpicando a cada una de ustedes, con pequeños diamantes y cristales de Luz, que quedarán insertados en sus auras para restablecer y equilibrar todas las energías que han descendido en el día de hoy.

Estas energías han podido descender porque ustedes han abierto las puertas y se han mostrado desde lo que son, luz pura, esencia, amor, servicio.

Desde aquí a cada una le agradezco se hayan reunido a escuchar estas palabras que no nacen de mi, si no de algo Superior; cubro a cada una con la Luz pura del Creador, que estos cristales de Luz las acompañen y las ayuden a activar cada vez más sus vehículos en éste trabajo importante, que se debe realizar sobre la tierra, desde mi Rosa a su Rosa, todo mi amor.