martes, 23 de noviembre de 2010

Qué Es Yo Soy?

Maestro del Eterno Ahora

“Yo Soy es el principio básico, la palabra sagrada, el Santo Verbo. Cuando alguien dice ‘Yo Soy’ asume su papel de ente creador y da una orden al Éter o Sustancia Universal para que se manifiesten sus deseos. Todo lo que sigue a las palabras ‘Yo Soy’ ha de realizarse y la vida obedece.

“Yo Soy es también el Universo, la Inteligencia Cósmica, El Dios Uno, la Suprema Energía. Si esta explicación sencilla aturde el entendimiento externo, invoquen la amplitud infinita de la comprensión. Así como no resulta posible meter el mar en un vaso de agua, tampoco se puede asimilar la sabiduría universal con el raciocinio y el intelecto del Yo Humano. Hay que meditar, dejar que los sentidos se calmen y expandir la conciencia hacia lo Supremo e Incognoscible. Entonces, todo lo podrán comprender en su momento.”

El poderoso verbo Yo Soy, más que un simple verbo es el Dios vivo, vivo en mí, en los que me rodean y en todo el mundo.

Yo Soy es la más pura MANIFESTACIÓN de lo divino en la tierra, es la voluntad de Dios actuando a través de nosotros.

Yo Soy es la VIDA eterna e indestructible, el “universo” es la mas clara manifestación de vida.

AMOR, Él nos creó amándonos, esperando que nosotros descubramos y utilicemos esta fuente que todo lo cura.

VERDAD, la presencia que impera en nuestras vidas y que sale a flote desde cualquier profundidad de mentira.

Yo Soy es INTELIGENCIA, la energía que se mueve en nosotros y en todo lo que nos rodea.

UNIDAD, nosotros estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, somos una parte de Él.

Yo Soy es ESPÍRITU, es la mágica presencia que todos poseemos, nosotros somos espíritu eternos.

Yo Soy es PRINCIPIO, la armonía perfecta.

Yo Soy es nuestro DIARIO VIVIR, lo que nos rodea, lo que somos.

Comprendo esto y lo acepto.
YO SOY LO QUE YO SOY

La “Presencia YO SOY” es el anuncio de la Presencia del Dios del Universo focalizada en un punto en particular lista para manifestar los Poderes y la Maestría de la Vida, para un propósito establecido, sujeto, sin embargo, al libre albedrío de la corriente vital que hace la declaración. Sin embargo, sobre y más allá de las palabras YO SOY”, está la Conciencia en la Energía del Aliento-de-Aquel-Sin-Nombre que anuncia Su Ministerio con las palabras “YO SOY”.

El Poder Cuya Presencia es anunciada a través del pensamiento del sentir o mediante el pronunciamiento del “YO”, es la Presencia Cualificada de la vida no formada o de la sustancia.

Este Centro grandioso de Dios o sea del Sol Central del Universo dota a Sus Hijos con el privilegio de compartir Sus Poderes de Creación el uso del reconocimiento de la Presencia “YO SOY. Todo ego autoconsciente puede usar el “YO”. Pero la Actividad Cualificadora que sigue al pronunciamiento de la Presencia de Dios dentro de él por medio de su cuerpo y de los sentidos se convierte en la Ley de su vida individual.

La esencia de la vida prima, que sustancia el latido del corazón de cada individuo, es bella, armoniosa, pura, inteligente, obediente y neutral en sí. La corriente vital es un flujo constante de esta vida desde la Gran Fuente de la Vida hacia la Presencia de Dios que es el Patrón Divino de cada Individuo. Desde la Presencia Individualizada, esta obediente e inteligente vida incualificada fluye hacia el corazón físico. La conciencia estabilizada en la forma física que los latidos del corazón sustancian (la cual está investida con el honor de llevar el nombre de la Presencia de Dios “YO SOY”) se convierte en la presencia cualificadora y los usos a los cuales se somete esta actividad cualificadora determinan la forma o apariencia que esta sustancia de vida tomará.

Por consiguiente todo Ser Emancipado que se libera en Dios, adiciona el poder total del “momentum” de Su propio Nombre o Naturaleza a la Presencia “YO SOY” y se convierte en un Centro de Cualificación de la perfecta Vida de Dios, donde quiera que se encuentre.