lunes, 8 de noviembre de 2010

Arcángel GABRIEL

canalizado por Asriah el 8/11/2010

Queridos y bellos seres de luz, hoy retomamos la comunicación con ustedes para contribuir a que se sostengan firmemente en la luz.

Los seres humanos tienden a conectarse con ilusiones y expectativas maravillosas, pero habitualmente al no verlas plasmadas en su “realidad", las sueltan y olvidan, para luego retomarlas cuando algo los reconecta con las necesidades y anhelos de sus almas.

El universo es más complejo de lo que puedan imaginar. Cada pensamiento, cada deseo intenso, tiene una manifestación concreta en algún nivel sutil de la creación. Sin embargo esa manifestación necesita ser alimentada y sostenida por sus creadores hasta lograr el quantum energético necesario para manifestarse en realidades más densas como es la tercera dimensión en donde esperan ver sus creaciones.

La des-ilusión de no ver plasmados sus deseos más profundos corta la nutrición energética con que los estaban sosteniendo, y evita así la posibilidad de su manifestación en planos más densos.

Es necesario persistir. Es necesario tener FE y creer en que lo bueno, lo bello, lo verdadero, es posible en cualquier nivel de la existencia.

Al participar en una convocatoria para orar en unidad, crean una energía maravillosa, colorida y con infinitos matices. Sin embargo luego son pocos los convocados que comprenden la importancia de sostener esa energía hasta su plena manifestación tridimensional.

Hay muchas propuestas para orar por el planeta Tierra en este tiempo extraordinario. Son muy bellas y la mayoría proviene del amor puro del corazón.

Sin embargo si se conectan con una, con otra, con otra y no las sostienen, están siendo amorosos, bien intencionados, pero no efectivos.

Los invito a sentir desde su corazón, qué es aquello con lo que resuenan.
Qué es lo que quisieran ver plasmado en sus vidas, en la humanidad, en el planeta. Y cuando tengan esa intención clara y nítida en sus corazones, pongan su intención consiente en plasmar y sostener diariamente su visión, sin condicionarla con “cuandos” ni con “comos”.

Sólo sostener con amor, con esperanza y con certeza de que YA ES en los planos sutiles, y con el compromiso interno de nutrir la visión hasta verla materializada en la dimensión en la que moran.

Con infinito amor hacia ustedes
Gabriel