miércoles, 18 de agosto de 2010

DESAPEGO DEJAR IR

Me desprendo de todo aquello que no sirve a mi bien superior y le pido que también se desprenda de mí"


Tu modo de afrontar el abandono de los viejos esquemas, determinará el dolor o esfuerzo implícitos en esta fase. En algunos casos, sólo tendrás que abandonar una vieja creencia o actitud. En otros, deberás dejar el trabajo que tienes y buscar otro. Puedes abandonar lo que ya tienes de forma sabia, con alegría y buena predisposición, o puedes esperar hasta que las circunstancias alcancen proporciones críticas y te veas "forza¬do" a recurrir a ideas nuevas. Si ha llegado el momento de hacer cambios pero no puedes desprenderte de lo viejo, tu alma te ayudará creando circunstancias en las que lo viejo ya no sirve.

En el proceso de la creación de lo que deseas, has cambiado y has evolucionado. Ahora, tus metas podrán ser más amplias o distintas y las cosas que has creado quizá no te estimulen como antes. La vida busca siempre un orden superior y, una vez alcanzado un objetivo, normalmente ya se apunta hacia el siguiente. Algunos se desprenden fácilmente y con naturalidad, empleando las nuevas ideas y abandonando las viejas formas cuando es apropiado. Otros siguen intentando sacar provecho de las viejas, invirtiendo cada vez más esfuerzo, hasta que deciden considerar nuevas ideas y empezar el ciclo de nuevo. Está en la naturaleza de toda forma de vida avanzar y ser vital. Una vez dominado determinado nivel, estás prepara¬do para seguir hacia el siguiente.

Tú decides cuánta insatisfacción te motiva para actuar según los mensajes de tu interior. Hay personas que crean continuamente nuevas vidas y ocupaciones, esforzándose cons¬tantemente por crear aquellos entornos que reforzarán su vitalidad. Cambian sus circunstancias en cuanto oyen al susu¬rro, desprendiéndose fácilmente de lo viejo y abrazando nuevas direcciones en su avance.

Otras no introducen cambios hasta que no experimenten insatisfacción o ansiedad. Si perteneces a esta última categoría, tu alma creará cada vez más problemas, incomodidades y resistencias internas hacia tu trabajo o situación actual hasta llamar tu atención a la necesidad de cambios. Aprende a desprenderte de lo viejo o a encontrar maneras para cambiar cuando ya no amas a lo que haces y no te sientes vivo hacién¬dolo.

El desafío es amar lo que dejas atrás vez de rechazarlo. Si te centras en lo que deseas, en lo que te gustaría tener, y avanzas hacia ello, lo tendrás. Cuanto más te disguste una situación, más atrapado te quedarás en ella. Cuanto más rechaces a tu trabajo, más tiempo seguirás haciéndolo. Uno de los principios del universo es que cada situación de la vida te enseña cómo amar. No podrás abandonar nada hasta que no lo ames. Estás atado a las cosas que te disgustan. Si odias algo, serás atraído hacia ello una y otra vez (aunque la persona o forma concreta cambien) hasta que lo ames. Amándolo, te verás libre de ello.

2 comentarios:

ELIZABETH dijo...

Gracias por el mensaje, siempre llegan en la justa medida que los necesitamos.
Eliza A O

Anónimo dijo...

Es un bello mensaje; abrio en mi una dimension nueva hacia cómo manejar los cambios que estoy experimentando en este momento ya que me ha costado bastante trabajo superarlo.
Gracias.
Alfredo