martes, 13 de julio de 2010

[SBA] Sobre la memoria cósmica.

Nada puede perturbar tu paz interior. Eres la belleza.

7 de julio de 2010
http://maestrosascendidosendataha.blogspot.com/2010/07/sba-sobre-la-memoria-cosmica-nada-puede.html

La respuesta a esas dos preguntas es la misma. Nada puede perturbar tu paz interior. Eres la belleza, el coraje, la sabiduría y el poder infinito hasta el momento mismo en el que permites que el temor se convierta en tu Señor.

Una hermana me ha pedido que le explique cómo se hace para recuperar la memoria cósmica. Le he solicitado a Swami que me lo explique, y El, por supuesto, lo hizo. Aquí va lo que se me dijo esta mañana.

“Por favor Padre, explícame como hacer para recuperar la memoria.”

“Es muy simple, se trata de fusionar las tres tareas primarias del proceso creativo.”

“Padre, sabes muy bien que no entiendo ese tipo de idioma técnico. Por favor, dímelo de forma que pueda entenderlo.”

“Muy bien, esto es lo que debes hacer. La única forma de recobrar la memoria cósmica es ser consecuente con uno mismo. Si dices una cosa y haces otra, eso es altamente contradictorio y te confundirá a ti y a los seres que te rodean.

La unidad de pensamiento, palabra y acción es lo que te permitirá reconectarte con tu esencia Divina.

Si consideras que tu verdadera naturaleza es la bondad y la belleza, no es posible que cometas crímenes, ni que insultes a alguien o cosas por el estilo.

Cuando meditas en Mi, te conectas con la energía infinita de la creación. Si mantienes esa conexión a lo largo del día, tus pensamientos serán puros. Tus palabras deberían expresar lo que piensas, lo que emana de tu corazón. Consecuentemente, si dices lo que piensas, sin agregarle vestigios de tu ego, estarás hablando solo la verdad.

Y luego, si actúas siguiendo a tus propias palabras, estarás siendo consecuente contigo mismo.

Te contare una historia que ilustrara lo que digo.

Hubo una vez un hombre que se sabía bueno. Todos sus actos emanaban de su corazón y el amaba a todos los seres.

Un día, al realizar su caminata diaria, pudo ver que a unos cien metros por delante de él, había una anciana mendigando.

Lo primero que se le ocurrió fue darle a la viejita todo el dinero que tenía en sus bolsillos para que ella pudiese comprar alimentos.

Continúo caminando y recordó que debía comprar comida para su canario, entonces decidió que le daría a la mujer el resto del dinero, una vez que hubiese separado lo que debía gastar. Y continúo caminando.

De pronto, se dio cuenta de que el mismo estaba hambriento y pensó en comprar algo para mitigar su propia hambre y luego le daría a la ancianita el remanente del dinero. Esto le dejaría solo unas monedas para hacer su acto de caridad. Pero sabía que a la mañana siguiente, la anciana estaría sentada en el mismo lugar y esperaría que él le diese más dinero y como él era en realidad un hombre pobre y esta señora no era ni siquiera pariente suya, al llegar a donde la mujer estaba sentada, miró hacia el otro lado, apuró su paso e ignoró a la viejita por completo. Decidió además que al otro día, cambiaria la ruta de su caminata para no encontrarse con esa vieja molesta otra vez.

¿Qué enseñanza sacas de esta historia?

“Que por no hacer lo que su corazón le había dictado, el hombre tomo la decisión equivocada.”

“En realidad, eso no es posible. Los errores no existen. Lo que él hizo fue permitirle a su ego que dictara sus acciones.

Lo que emanó de su corazón en primera instancia denotaba bondad y pureza.

En lugar de actuar siguiendo a su consciencia, el hombre permitió que sus miedos, nacidos de la ignorancia, dominasen su vida. En lugar de escuchar la palabra de Dios que provenía de su ser, escuchó a su miedo de no tener suficiente para sí mismo y de esa forma tiró por la borda muchos años de bondad y alegría. Eligió el miedo como su guía. No actuó consecuentemente con lo que pensó en el primer momento.

Entonces, si tienes un pensamiento puro y tus palabras se basan en ese pensamiento, tus acciones deberán ser puras. A menos que le permitas a tus miedos anular tu memoria cósmica.

¿Entiendes? En realidad, al nacer tú tenías tu memoria en estado puro. No la perderás, a menos que permitas que tus dudas controlen tus pensamientos y tus actos.

¿A que le temes? ¿Qué es lo que podría ocurrir que afectase tu esencia Divina?

La respuesta a esas dos preguntas es la misma. Nada puede perturbar tu paz interior. Eres la belleza, el coraje, la sabiduría y el poder infinito hasta el momento mismo en el que permites que el temor se convierta en tu Señor.

La memoria cósmica está latente en ti y en todas las cosas, no hace falta que la recobres. Solo hace falta que dejes ir a tus miedos.

Tu Baba.

Espero que esta sea la respuesta que esta hermana necesitaba.

Aum Namoh Narayanaya.

FUENTE: http://saibabaavatar.spaces.live.com/

1 comentario:

cibersan dijo...

Lia
esta chevere tu blog... segui posteando.

ahi te dejo para que lo cheques:

www.tumentepoderosa.blogspot.com

fer