viernes, 9 de septiembre de 2011

Ashtar Mensaje desde el otro lado del velo

Mensaje desde el otro lado del velo

Como seres humanos, se han conformado y permanecido dentro de las líneas y los cuadros de su vida donde creen que están seguros y protegidos, sin ser vistos ni oídos. En esa zona de confort no hay crecimiento. Permitan que las contracciones de su vida los den a luz a la expansión, haciéndolos mirar desde otro ángulo, otra percepción.

Pareciera que creen que sus cinco sentidos son muy limitados. Cada uno de ellos les da una multitud de regalos. Depende de ustedes transformar la percepción. Pueden escuchar a los animales del barrio ladrando y gruñendo o pueden escuchar el canto de los pájaros detrás de eso. Pueden escuchar los árboles cayendo o pueden escuchar las almas cambiando de forma y liberándose. Pueden oír el agua rompiendo en la orilla, comiendo arena para el desayuno, almuerzo y cena, o pueden ver a la vida esculpiéndose a sí misma en algo nuevo.

El mes de Septiembre habrá varios portales que les ofrecerán la oportunidad de darse a luz a sí mismos en una octava más alta de conciencia. Hablo de dar a luz a todos sus sentidos, su conciencia, su subconsciente, su cuerpo, sus intenciones y sus atenciones, viéndolo todo como un don sagrado y una oportunidad sagrada para pasar de la contracción, el miedo y la ira hacia otra forma. Su ira y su odio los contaminan a ustedes y a la Tierra. Muchos están enojados por la deforestación, la contaminación de las aguas; enojados por la guerra y enojados con el gobierno. Todas estas cosas crecerán y se expandirán hasta que ustedes las bendigan y disminuyan lo que ellas representan.

Su vida es un milagro. Bendíganla. Respirar es un milagro, bendíganlo. Todo está ahí porque ustedes lo construyeron. Ustedes lo están soñando y los está soñando a ustedes. Ustedes son el sueño de su vecino y sus vecinos son su sueño. Cuando quieran cambiar, lo harán. Cuando quieran despertar de ese sueño, lo harán. Pero hasta entonces van a seguir soñando, todos conectando, todos experimentando, todos dando a luz.

Sean como el agua, transfórmense y cambien y fluyan y contráiganse y expándanse y levántense y desciendan durante todo el día. No se asienten el tiempo suficiente, ni se aniden en la ira o en algún miedo, más bien relajen su cuerpo y aléjense de eso. No pueden deshacer lo hecho. No pueden deshacer lo que un alto porcentaje de su población ha considerado correcto, ya sea una guerra o despoblar de árboles el terreno. Pero pueden bendecirlos a todos, durante y después del hecho. Bendigan lo que les duele. Bendigan lo que los enoja. Bendigan lo que los ata. Porque la vibración de bendecir tiene un efecto atenuante. Al disminuirlo con la bendición, disminuyen el efecto.


La lección está en la bendición. Sus lecciones para aprender, sus lecciones para soltar. Observen cuando bendigan a otro con mucha intensidad ahora porque está ocurriendo mucho más que lo que hayan contemplado alguna vez en el pasado.

Yo te cubro con el Amor del Padre Celestial

Que la Luz del Padre brille en tu Corazón

Dios te Bendice
J.A. Beutelspacher