lunes, 19 de diciembre de 2011

DOS MENSAJES DE LA MADRE MARÍA

LA BENDICIÓN DE LA MADRE
Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Bienvenidos. Yo soy el espíritu, la energía, la Bendición de la Madre. Vengo como lo ha pedido su corazón. Tomen mi mano e iremos caminando al refugio de sus anhelos y subiremos la escalera de caracol del amor, a los lugares de amor más profundos en su interior, adonde tienen miedo de ir. Entraremos en esta mansión del corazón; ustedes y yo experimentaremos toda la belleza de su vida, habitación por habitación, lugar por lugar. Es hora de entrar en el alto corazón. En este momento, están perdidos en las necesidades del corazón terrenal. Es como un primer y segundo piso del corazón. El primer piso del corazón es donde viven todas las heridas del pasado, los anhelos, frustraciones y tristezas. Se conservan vivas en la misma energía en la que nacieron. No han cambiado. Cada año, cuando llegan las fiestas y los aniversarios, ustedes visitan estas partes perdidas y tristes de su corazón. Las recorren poniéndose más y más tristes con cada paso. Simplemente las dejan gemir, quejarse y ocasionarles lágrimas y dolor.

Yo les pido, como la Madre Bendita, que vayan al nivel más alto de su corazón. Que vayan al segundo piso y miren todos los milagros y bondad que los ha traído hasta este día, este minuto, este momento. Todos ustedes son recolectores de amor y de todas las palabras duras que les han dicho a través del tiempo. No den vueltas en la suciedad y la angustia del pasado, sino eleven su vibración y vuelen por encima de eso. Cada pequeña esquirla de injusticia y cada espina de dolor los ha ayudado a ser más conscientes de su conexión con la Luz.

Cada año, en esta época, empiezan a visitar a los fantasmas del pasado. Yo vengo a pedirles que caminen en equilibrio. No caminen por el mismo camino viejo y tortuoso, construyan una carretera de Luz por encima del camino de espinas y escollos y trampas que han recorrido todos los años en esta época. Yo no podría vivir si me mortificara por las injusticias que me pasaron a mí y a mis seres queridos. Actúen como un Dios encarnado, no como un ser humano que llora y recurre a Dios, sino como un Ser Divino que está en forma humana. Siempre se olvidan de lo divinos que son, de cuán maravillosamente divinos son. Abarquen todos los niveles de ustedes que han alejado, transformen el dolor. Vayan al balcón de su corazón, miren hacia abajo y ámenlo todo. Amen cada gota de dolor que hayan experimentado. Se requiere más de Dios para crear un Cuerpo Humano que para crear un Cuerpo de Luz. Honren la Divinidad de su vida. Recuerden que ustedes son puro corazón mientras están en la Tierra porque no puede ser de otra manera. Yo soy la Madre María.

EL ORIGAMI DE SU ALMA
Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

El gran rompecabezas interno trata de ver la imagen en la caja, aunque sólo sea para tratar de entender lo que está por venir. Las piezas se mezclan y combinan como un turista en vacaciones. Las señales están torcidas, los caminos se cortan, los puentes caen cuando intentan cruzar al otro lado de este saber. Al terminar el año permanezcan en un lugar de conocimiento sin restricciones ni limitaciones. Un lugar “sin expectativas”, mientras lo que es grande se abre camino hacia la superficie rompiendo la quietud de la apacible laguna.

Permítanse el lujo de ser humanos, a la vez que se permiten ser divinamente orquestados con la música de las esferas que suena en su cabeza. Conforme sus corazones se expanden y contraen al unísono, una imagen del universo se refleja en sus pulsaciones y explosiones. Si tan sólo pudieran comprender verdaderamente la plenitud de esta vida se deleitarían en sus jardines y magnificencia. Aquí reside el secreto del universo en todo su esplendor. Aquí se encuentra el tiempo en todas sus secuencias y secciones.

La vida hace que todo esté girando y dando vueltas, como soldados de juguete sin una misión. Permitan que el origami de su alma se despliegue en su propio tiempo y verdad. El año los empuja y los incita para que se ciñan tan apretados que empiezan a fracturarse. Esta impronta y ritmo del tiempo no va a amainar ya que no es sólo estacional. Es importante que establezcan prioridades en su vida y no permitan que les den servidos el karma y las decisiones de los demás. ¿No se merecen la misma bondad que brindan a los demás?

La palabra Merecer [deserve] (ser digno de alguna recompensa) les pide que no sólo sirvan las necesidades de los demás, sino que se permitan a sí mismos lo que necesitan para completar lo que son hasta un lugar de Santidad. Den al Cristo niño en su interior. Dejen que la brillante estrella los guíe a casa para recordar, en la plenitud de los tiempos, de qué se trata este viaje. Se les prometen los dones del espíritu de muchas formas a través de muchos textos sagrados y Sagradas Escrituras. Ellos son las llaves que abren las cadenas que llevan como humanos.

Entre el 12:12 y el 21:12 se les otorgará un ciclo de tiempo que les permitirá completar lo que aún los mantiene cautivos en pensamiento y acción. Por favor invóquenme a mí, la Madre María, para ayudarles a sanar las zonas que aún supuran y les duelen. Áreas de la familia o pesares o enojos o tristezas. Permítanme ayudarles a unirse en corazón y sueño con aquellos que aún anhelan ver. Permítanme levantar el velo entre los mundos para que puedan ver plenamente que aquellos a quienes aman todavía viven en espíritu, obra y afecto. Permítanme sanar lo que se ha transmutado a través del tiempo en el ADN de su familia. Permítame ayudarles a ver en el corazón del otro.

Éste es un tiempo de milagros recorriendo toda la Tierra y tienen que ver eso con sus propios ojos. Ninguna zalamería va a hacer que lleguen a creer sin que un milagro o dos desplieguen sus alas para ustedes. Esperen que su familia sea sanada y perdonada de todas las injusticias pasadas. Esperen que su vida transcurra tranquila y abundante. Esperen la ayuda de todos los humanos de su entorno, si así lo necesitan. ESPEREN que lo bueno venga a buscarlos; esperen ser el hijo predilecto de un Universo amoroso. Utilicen este don sabiamente promoviendo sus propios sueños en pensamiento y acción. Crean en ustedes mismos como creen en los demás y vean danzar la Magia de la Navidad a través de su vida. Dejen que se les concedan los deseos de su vida y dejen de mantenerlos a raya. Creen a su máximo potencial y luego expandan esa habilidad un poco más cada día. Ustedes nacieron para hacer cosas grandes, recuerden eso todos los días y actúen en consecuencia.