martes, 27 de enero de 2009

MEDITACIÓN PARA ANCLAR LA FECUENCIA DE LA PAZ

Un modelo para comenzar...
Sugerencias
Busca un lugar agradable y tranquilo donde nadie te interrumpa y prepáralo de la forma que más te agrade para albergar tu meditación. Realmente basta con que limpies el espacio, pero si lo prefieres puedes encender una vela o un incienso, adornarlo con flores, semillas o lo que se te ocurra. También puedes poner una música de fondo que te resulte agradable o estar en silencio. Como tú prefieras.
Si estás sol@, siéntate cómodamente. Si estás con un grupo de personas, sitúense formando un círculo.
Instrucciones
Relájate y respira profundamente durante varios minutos concentrándote en la música o en el ritmo de tu respiración despejando todos los pensamientos ajemos al momento presente.
Ahora visualiza que tienes raíces profundas en las plantas de tus pies y que esas raíces crecen hasta llegar a la profundidad de la tierra. Imagina que continúan creciendo y van atravesando capa tras capa hasta llegar al núcleo de cristal de nuestra Madre Tierra. Salúdala y habla un momento con ella. Agradécele por albergarnos incondicionalmente en su superficie, por todo el sustento y los dones que nos da para mantener con vida nuestros vehículos físicos. A través del Espíritu de la Tierra, entra en contacto con el aspecto amoroso, nutricio y sustentador de la Madre, con el aspecto femenino de la divinidad.
Solicita su bendición para lo que pretendes hacer y conéctate con el flujo de energía del corazón de Gaia subiendo por tus raíces hasta tus piernas. Permite que esta energía terrestre se distribuya por todo tu cuerpo.
Ahora imagina que de tu cabeza salen filamentos de luz, como enormes ramas que atraviesan todas las capas de la atmósfera y continúan subiendo hasta entrar en contacto con el núcleo de nuestro padre Sol. Salúdalo y habla un momento con él. Agradécele por brindarnos sus cálidos rayos y por todos los códigos que contienen, los cuales nos ayudan no sólo a mantenernos con vida, sino a elevar nuestra frecuencia y a recibir la información que necesitamos en este periodo de evolución. A través del Espíritu del Sol, entra en contacto con el aspecto amoroso, protector y fortalecedor del Padre, con el aspecto masculino de la divinidad.
Solicita su bendición para lo que pretendes hacer y conéctate con el flujo de energía del corazón de Kinich Ahau descendiendo por tus filamentos hasta tu cabeza. Permite que esta energía celeste se distribuya por todo tu cuerpo.
Siente cómo a través del flujo de estas energías que vienen de arriba y de abajo y se combinan en tu cuerpo, tú te das cuenta de que eres un vínculo entre el Cielo con la Tierra. Recuerda que antes de encarnar te comprometiste a cobrar consciencia de esto y ponte al servicio de tu Ser Superior para hacer Su voluntad sobre este planeta. Comprométete con tu ascensión y haz de ella la prioridad de tu vida. Comprométete a albergar cada vez más de Su energía en tu vehículo físico.
(Por cierto que el Manual de Ejercicios Pleyadianos de Amorah Quan Yin o el Manual para la Ascensión de Seraphis te ayudarán mucho a lograrlo).
Ahora permítete experimentar la paz en tu interior. Comienza por sentir que en estos precisos momentos de tu vida estás justo en el lugar adecuado, en el momento indicado, haciendo lo que te comprometiste a hacer. Y permítete sentir la satisfacción, la alegría y sobre todo, la paz de saber que en este preciso instante estás plenamente sintonizado con tu alma. Descansa en esta paz.
Para sostenerla, recuerda otros momentos en tu vida en los que te hayas sentido en paz, en los que hayas sentido que todo era perfecto. Y date cuenta de que este momento también es perfecto, tal como es ahora. Da las gracias porque tu cuerpo está vivo, da las gracias porque tal como sea que esté en estos momentos, tu vehículo físico está cumpliendo su cometido, está albergando tu alma. Da las gracias por toda tu vida tal como es ahora. Sin exigir que nada sea distinto. Piensa que todo lo que te está ocurriendo, sea lo que sea, es perfecto y está acelerando tu evolución. Aunque aún no entiendas cómo puede ser posible, cada cosa que te sucede te está acercando a tu más alto bien y a tu mejor futuro posible. Así es que ten fe y agradece por tu vida tal como es ahora. Centra tu atención en tu corazón y siente que tu paz se irradia desde él en forma de haces de luz que iluminan todo a tu alrededor. Siente la calidez del pequeño sol que es tu corazón.
Ahora imagina que miras la Tierra desde afuera y desde donde estás te puedes ubicar a ti mism@ porque ves tu corazón radiante emitiendo luz. Irradia tanta paz en forma de luz que se ve desde donde estás.
Ahora date cuenta de que no es la única. Por todo el mundo hay muchos pequeños soles más irradiando paz. Visualiza que tu corazón y con ello tu vida se enlaza con esta hermandad de compañeros de camino, de almas que sienten y piensan como tú. Enlázate de corazón a corazón con todos aquellos que también anhelan la paz.
Imagina que esta red de luz es contagiosa y que cada vez más y más personas son tocadas por la luz del corazón de algún compañero y van encendiéndose poco a poco al anhelar también ellos la paz.
La red de luz es cada vez más tupida, más consistente y cubre todas las regiones del planeta porque los corazones de los delfines y de las ballenas se unen a los nuestros para vincular todas las áreas marinas entre sí y con nosotros en la Tierra afin de iluminar toda la superficie de nuestro maravilloso planeta.
Date cuenta de que este momento histórico que vive la humanidad en su conjunto también es perfecto, tal como es ahora. Da las gracias porque el planeta está vivo, da las gracias porque tal como sea que esté en estos momentos, nuestro vehículo planetario está cumpliendo su cometido, está albergando nuestras almas. Da las gracias por todas las vidas de todos los presentes tal como son ahora. Sin exigir que nadie sea distinto. Piensa que todo lo que está ocurriendo en estos momentos en cualquier parte del planeta, es perfecto y está acelerando nuestra evolución colectiva. Aunque aún no entendamos cómo puede ser posible, cada cosa que está sucediendo nos está acercando a nuestro más alto bien y a nuestro mejor futuro posible. Así es que ten fe y agradece por nuestra vida común en la Tierra tal como es ahora.
Centra tu atención en la Red de Amor que une tu corazón con todos los corazones que sienten, irradian y anhelan la paz en toda la Tierra. Ahora visualiza en el cielo miles y millones de luces más que representan a nuestros guías, a nuestros maestros ascendidos, a los guías y maestros ascendidos de otras partes del universo y de todas las dimensiones que existen y que están colaborando en la Ascensión de la Tierra. Mira cómo sus corazones irradian luz y la transmiten a los nuestros porque todos ellos también anhelan que la paz reine sobre la Tierra.
Agradece profundamente toda la ayuda que estamos recibiendo para evolucionar y reconoce que sencillamente es imposible que con tanta luz no podamos lograr el salto cuántico que necesitamos. Entonces da las gracias, sabiendo con plena seguridad y certeza que todos juntos hemos elegido ya el mejor futuro probable para la Tierra y ya estamos enlazados con la mejor versión posible de nuestro planeta, con la versión donde reina la paz más maravillosa jamás sentida y compartida por tantos humanos, animales y seres de todas las dimensiones en contacto con nuestro planeta.
Regocíjate con tanta paz y haz lo que tu corazón te indique: canta, baila, festeja o simplemente continúa sentad@ experimentando la maravillosa sensación de estar en paz.
Termina tu meditación cuando gustes y trata de recordar y de entrar en contacto con esa paz tantas veces como te sea posible durante el transcurso del mes.
Recomendaciones
Ten en cuenta que este texto sólo es un modelo, algo que te sirve como guía para lograr experimentar la paz y visualizar que esa paz que estás sintiendo se expande por toda la Tierra.
La clave de todo consiste en generar dentro de ti mism@ el sentimiento de paz. Así es que utiliza tu creatividad y modifica esta meditación, inventa otra o sigue utilizando esta. como quieras.
Simplemente no olvides que como se explica en El arte perdido de orar, la clave para enlazarte con el mejor futuro que deseas experimentar está en experimentar la intensa sensación de que ya lo has conseguido. Por eso tienes que experimentar durante tu mediación que la paz que anhelas ya está aquí en el presente para que puedas sentirla e irradiarla.
Si te animas, comenta con personas afines a ti lo que hayas experimentado al irradiar paz e invítalos a que se unan a tu meditación el próximo mes o en cualquier otro momento en el que deseen. Pásales este texto si no pueden asistir físicamente a la próxima meditación, para que la practiquen ellos solos.
Es mejor realizarla en grupo durante la luna nueva, pero no es indispensable. También puedes realizarla tú sol@ cualquier otro día que desees entrar en contacto con la paz.

Recibe un abrazo y mucha paz
Las lunas nuevas del 2009
26 de enero 25 de febrero 26 de marzo 25 de abril 24 de mayo22 de junio 22 de julio 20 de agosto18 de septiembre 18 de octubre 16 de noviembre16 de diciembre