domingo, 5 de febrero de 2012

PRECAUCIÓN Y LA OBJETIVIDAD CON RESPECTO A VUESTRA NECESIDAD DE LA RED

Los descendientes de los Anunnaki, la élite de poder, sienten que el control se les está escapando de las manos, su red se está desintegrando y la luz está ganando, y están aferrándose al poder para su propia supervivencia. Se ha elaborado y montado una amplia estrategia para evitar que abortéis su misión, y por este motivo han recreado una forma de la jaula estructural Anunnaki en Internet, la red tecnológica a la que nos hemos referido anteriormente.

Diseñada para aparecer como la suprema red de comunicaciones de la humanidad —la tecnología «imprescindible» de la década de los noventa— es, por el contrario, una herramienta de control muy peligrosa de la estructura de poder. Lo sabemos: muchos de vosotros estáis encantados con Internet, por cuanto tenéis la libertad de jugar y compartir vuestros pensamientos, conocimiento y curiosidad con hermanos y hermanas a lo largo y a lo ancho de la gran expansión de vuestro planeta en tiempo instantáneo, pues tenéis un gran anhelo de desembarazaros de vuestras restricciones del tiempo lineal.

Os estáis promoviendo, haciendo contactos y derribando viejos sistemas con gran entusiasmo y deleite, conforme admiráis vuestros avances y celebráis las tendencias de la tecnología de punta. Muchos de vosotros estáis creando vuestras páginas de Internet, os estáis uniendo a los trabajadores de luz del mundo entero en cada instante de éste, el más apasionante de todos vuestros tiempos.

Experimentáis el acceso y conexión infinitos que proporciona como un paso positivo y vital —una necesidad— para vuestra travesía a la luz. Sin embargo, os pedimos que sopeséis cuidadosamente nuestra visión de la red tecnológica, por cuanto creemos que necesitáis una imagen objetiva de sus implicaciones de largo alcance, y desde la sexta dimensión percibimos un panorama bastante diferente de aquel que se está representando en vuestras mentes.

Hace poco tiempo, en vuestra primera fase tecnológica de desarrollo, apareció la radio, y la vida nunca volvió a ser la misma para vosotros. Reunidos alrededor de vuestro juguete nuevo, os regocijabais con la voz del entretenimiento y las noticias mundiales, y os convertisteis en receptores de ondas de sonido conscientemente dirigidas, y teníais la libertad de percibirlas e interpretarlas en muchos niveles de comprensión.

Creasteis imágenes visuales en vuestra mente, experimentasteis nuevas emociones, y empezasteis a conocer las posibilidades de comunicación global que la humanidad entera tenía por delante. Una herramienta limitada, pero efectiva, la radio alteró vuestras percepciones, manipuló hasta cierto punto vuestras decisiones y afectó vuestras emociones; ésta fue la primera forma tangible de control mental en masa que experimentasteis. No obstante, en el silencio de vuestros campos lejanos y poblaciones aún relativamente remotas, fue una amiga bienvenida en esas noches solitarias de vuestro aislamiento.

La televisión fue el siguiente gran paso para despojaros gradualmente de vuestro poder. Esta vez usurparon vuestras capacidades imaginativas y de visualización creativa, suplantándolas con las imágenes holográficas y los sonidos que llegan a vosotros desde vuestras pantallas.

El Poder ahora tenía una ventaja enorme sobre vosotros, porque a través de este medio podía controlaros emocionalmente, compraros y venderos, drogaros y alterar por completo vuestro estilo de vida. Pegados a vuestro televisor, atascados en vuestra creciente impotencia, habéis sido explotados a través de la televisión con resultados bastante desastrosos. Físicamente, os están convirtiendo en gordos y aletargados, y mientras tanto, llenan vuestra aura de polución electromagnética, formas negativas de pensamiento y «enganche» adictivo.

Os sentís frustrados y aburridos, y si «no hay nada bueno en la tele», os volvéis irritables e indiferentes.

¿Y qué hay de los niños?

Están perdiendo su inocencia creativa, el deleite del descubrimiento de la naturaleza y su simplicidad, y están haciéndose insensibles a la violencia y la desesperación. ¿No habéis notado el aumento drástico de suicidio infantil en vuestras culturas? ¿No os habéis preguntado tampoco por qué un número tan elevado de jóvenes está optando por marcharse quitándose la vida?
Los niños pasan tantas horas delante de las pantallas del televisor, entregados a las imágenes vacías y al violento trastorno representado allí, que para nosotros es un milagro que se las arreglen para superar eso. Sus pequeños y preciosos cuerpos absorben cantidades tan excesivas de radiación, que podéis tener la certeza de que una cantidad abrumadora de ellos desarrollará enfermedades muy graves relacionadas con la televisión y la computadora cuando lleguen a los veinte años.

Este síndrome ya está apareciendo en forma de fatiga crónica y manía depresiva en la primera oleada de adultos criados con adicción a la televisión. También se están dando con mayor frecuencia casos de niños que sufren ataques después de pasarse horas usando la computadora, para gran perplejidad de los doctores, quienes no tienen el conocimiento ni el entrenamiento para tratar los casos de manipulación de la energía sutil, el síndrome de la pantalla, y los efectos de la radiación electromagnética.

No tienen idea de cómo tratar los síntomas, mucho menos la causa, pues son pocos los que quieren creer en los peligrosos efectos secundarios de estar enganchados a la pantalla. El número de niños afectados aumentará con alarmante rapidez, hasta que os conmocionéis lo suficiente como para rebelaros en contra de vuestra obsesión y quitéis los enchufes.

No ignoréis los muchos miles de millones de dólares invertidos en los comerciales de televisión, donde el conglomerado multinacional bombardea vuestro subconsciente con productos entremezclados con mensajes subliminales de control mental; es una campaña tan feroz, que sencillamente sois incapaces de oponer ningún tipo de resistencia.

Ellos saben mucho más que vosotros acerca del impacto que tienen las imágenes, los mensajes y los sonidos encubiertos. Los subliminales en los anuncios, como es el caso de las imágenes superpuestas, las imágenes inducidas y las bandas sonoras encubiertas en el mensaje perceptible, atacan vuestros chakras inferiores. Pronto, sin que lo sepáis conscientemente, estáis comprando productos, pues vuestro yo sexual y animal ha sido excitado en el área de la respuesta subconsciente para que entre en acción. Esto es un hecho. Aunque gran parte de las empresas de publicidad niegan el uso de subliminales, podéis identificar fácilmente el material en muchos de los anuncios que se ven en revistas, carteles y otras modalidades de publicidad fija.

Enfrentadlo: el Equipo de la Gerencia Corporativa de la Tierra os considera ovejas inconscientes y controlables, a quienes es fácil incitar a consumir, reaccionar y comportarse como ellos quieren.

Os venden la convicción de que no sois bastante hermosos, bastante delgados, bastante ricos, bastante listos o bastante chic. Entretanto, los productos que pretenden proporcionaros belleza, cuerpo, riqueza, inteligencia y distinción, os los meten a empujones en la conciencia, constantemente y de manera enervante, en todos los momentos en que estáis mirando. Los anuncios comerciales no sólo están presentes en el texto promocional oficial, también están disimulados en los cuerpos perfectos de las estrellas; en una toma donde se ve la etiqueta de algún producto; en la marca de un automóvil... Todo está muy bien pensado y hecho con premeditación.

No tenéis idea del tiempo y dinero que se invierten en crear estos paquetes de imágenes, pues la tarea de las agencias de publicidad, su objetivo, es garantizar el aumento de las ventas al cliente.

Con ese fin, la mayor parte de la gerencia corporativa se valdrá de cualquier medio disponible si pretenden permanecer en el negocio altamente competitivo de induciros a comprar un producto. La publicidad financia a la televisión, el medio que, hasta ahora, ha sido el más efectivo en movilizar a las masas de la humanidad al consumo compulsivo e irresponsable.

Os vuelve pasivos y receptivos al dogma político y socioeconómico, a los productos y a la opinión. Mientras más horas miráis, más os amoldáis subconscientemente a los mensajes y, más importante aún, consumís más. Ellos tienen la tecnología; no os podéis escapar de ella del todo, pero podéis reducir enormemente el efecto de la manipulación subliminal al liberaros de los instrumentos de telecomunicación y persuasión masiva.

El auge de la industria de la informática realmente fue un aliciente para los equipos de tecnología, pues ahora contáis con hardware y software que son imprescindibles y que inmediatamente se vuelven obsoletos, y ellos tienen a una colosal población inerte situada frente al monitor de su computadora o pantalla de televisión durante gran parte de las horas en que está despierta. Considerando que hoy las computadoras en el ambiente de trabajo, en los hogares y en las instituciones educativas emulan la adicción a la televisión, eso bien puede significar que estáis pasando más de doce horas diarias poseídos por las imágenes de una pantalla.

¿Todavía creéis que dicha tecnología os «ahorra tiempo»?

Sed francos: si aún no habéis quitado el enchufe, preguntaros cuánto de vuestro precioso tiempo pasáis mirando pantallas.

¿Cuándo fue la última vez que os tomasteis el tiempo para caminar por un bosque o un campo de hierba? ¿Os habéis tendido con vuestros hijos entre las flores silvestres en una pradera alguna vez? ¿Les habéis mostrado la suave brisa del viento en las olas?

Con toda seguridad, vuestros hijos están tan atrapados por la tecnología que prefieren un salón de juegos electrónicos o sentarse pegados a la televisión, y no ese tipo de descubrimiento, porque es muy fácil, y ellos también se están volviendo adictos a su inercia.

Las computadoras, en verdad, son útiles si las usáis como una extensión de vuestra inteligencia creativa, y no queremos sugerir que regreséis a un estado de existencia primitiva y que os privéis de los beneficios de la tecnología. Más bien, quisiéramos iluminaros en cuanto a los peligros y el mal uso de esa tecnología, cuya existencia os atrapa y os vuelve impotentes. Ésta es nuestra advertencia en cuanto a Internet: simplemente os pedimos que, junto con los aspectos aparentemente beneficiosos, tengáis en cuenta el impacto negativo de esta red, pues eso es exactamente lo que es.

Ahora que la fibra óptica se está instalando alrededor del globo, podéis conceptualizar la realidad material de dicha red, pero ¿reconocéis las sutiles implicaciones contenidas en su formación etérea?

Estáis empezando a creer que sin la red no podéis ser miembros funcionales de la era de la tecnología. Creéis que estáis ahorrando tiempo, haciendo a un lado el tedio con el brazo de Internet, y también estáis convencidos de que si no sois eficientes en el manejo de la red, caeréis en alguna categoría nebulosa de mente anticuada e ineficaz y ya no podréis funcionar en la sociedad.

Se invierten muchos miles de millones de dólares para asegurarse de que sigáis creyendo que dependéis de la tecnología, y esos mismos miles de millones salen directamente de vuestros bolsillos. Irónicamente, sois vosotros quienes estáis poniéndole combustible al mecanismo para que se perpetúe a sí mismo en un legado que os hace alimentar al monstruo que os mantiene esclavizados.

Si se nos permite plantear una hipótesis siniestra con el fin de sacaros de vuestras convicciones, sugerimos que conectaros a la red os hace interactivos de muchas formas que no os favorecen. El Poder adquiere la capacidad de rastrear vuestros contactos, hábitos y poder adquisitivo, y la información que dais en vuestra ingenuidad no tiene fin, pues creéis en la red y en el dios tecnológico, y, en verdad, habéis sido programados con ese objetivo.

Dentro de poco tiempo, todos los vehículos serán programados a través de la red. Ya no necesitaréis estudiar rutas, consultar mapas o confiar en vuestro sentido natural de orientación, pues el auto Net —disfrazado de útil dispositivo de localización— en realidad estará rastreando dónde os encontráis exactamente cuando no estáis en línea o enchufados en vuestra casa u oficina. Dispositivos de rastreo por satélite ya se están infiltrando en vuestros mercados, se los venden a los desprevenidos bajo la apariencia de «tecnología de protección contra el robo».

¿Reconocéis el potencial que tiene esto? ¿Qué habría ocurrido en los oscuros años del régimen de McCarthy en la historia de Estados Unidos (apenas unos cincuenta años atrás) si Internet ya hubiese estado en funcionamiento? ¿Realmente creéis que nadie se interesaría en tener acceso a vosotros con intenciones que no fueran altruistas y constructivas?

Con una comprensión elemental del marketing de segmentos y la publicidad basada en estadísticas, ¿no es acaso probable que alguna organización esté muy interesada en el tipo de datos estadísticos influyentes que provendrán de millones de usuarios de la red y sus hábitos, necesidades y preferencias adquisitivas? Sin duda, esto presenta un número de posibilidades interesantes para la explotación comercial (como mínimo), si consideramos las listas de correo y los perfiles de usuario propios del sistema. ¿Reconocéis lo vulnerables que os estáis haciendo a vosotros mismos y a aquellos con quienes interactuáis electrónicamente cuando os exponéis de lleno a través de los cables?

Demos un paso hacia delante. Supongamos que las fuerzas oscuras quisieran perseguir y reprimir una vez más a los trabajadores de luz, a los líderes espirituales, a los sanadores holistas y a cualquier individuo librepensador cuyo trabajo o intereses pudiesen considerarse amenazas para el sistema.

¿Pensáis en esto, o habéis olvidado los días del holocausto, el macartismo y las cruzadas?

Vuestra memoria es muy corta.

¿Qué podría ser más penetrante y certero que recurrir a los grandes bancos de datos de Internet, y simplemente buscar las páginas de las organizaciones e individuos que, como trabajadores de luz, ofrecen servicios y alternativas a lo que el equipo corporativo de control vende en masa a la humanidad? Salidos de la clandestinidad, aquéllos de la luz están exponiéndose peligrosamente en la red, atrapados intrincadamente en ese mecanismo como moscas en una telaraña.

Sí; Internet aparenta ser una invención extraordinaria, y la mayoría de vosotros lo defenderá con vehemencia, arguyendo que ahorra tiempo y el alto coste de la tecnología de comunicación convencional; que abre nuevos horizontes y llega a lo inalcanzable.

Os pedimos que ejercitéis la precaución y la objetividad con respecto a vuestra necesidad de la red; sobre todo, que reconozcáis que, en definitiva, vuestra obsesión, con el tiempo, os ha esclavizado durante largas horas a la pantalla de la computadora. Cuestionamos si en verdad estáis siendo liberados como creéis, o atados aún más fuertemente a vuestras ilusiones del tiempo: la limitación tridimensional que aún no comprendéis.

En la red de la tecnología de Internet se encuentran codificados mensajes subliminales más poderosos y manipuladores que aquéllos de las cadenas de televisión y publicidad. Hay una poderosa atracción, proveniente de vuestros monitores, que ha sido creada por métodos altamente sofisticados que os enganchan al sistema, los cuales utilizan mensajes codificados y velados, percibidos únicamente en el nivel subconsciente de vuestra mente.

También hay una activación de frecuencias de sonido imperceptibles en el nivel consciente, lo que crea un enganche energético del cual es extremadamente difícil liberarse. Lamentablemente, vuestra comprensión de la mente humana aún se limita a la función de una parte muy pequeña de la así denominada «materia gris» que compone el cerebro material. Sigue siendo relativamente desconocido para vosotros cómo el subconsciente puede percibir información y experimentar estímulos, en tanto que la mente consciente no puede hacerlo. Éste es un gran peligro para vosotros.

Si damos la impresión de poner excesivo énfasis en que entendáis la metodología de control mental que ejerce la estructura de poder, eso se debe a que ellos han iniciado una feroz campaña en las cuatro direcciones para explotaros desde ahora hasta el gran cambio que se experimentará en la Tierra y en todo vuestro sistema solar. Deseamos serviros, estimulando vuestra conciencia para que seáis capaces de oponer resistencia a la maraña de sus redes.

Nuestro instrumento, Trydjya, ha sido afinado para captar las emanaciones que provienen de la mera lectura de un documento impreso de Internet, y puede reconocer que la esencia etérea emitida al leer dicho material ya contiene la fuerza magnética de atracción. El fijar la mirada en la pantalla es mucho más hipnótico, mucho más dañino; esto explica, en parte, por qué hoy tanta gente admite ser adicta a la red.

La red emite sonidos subliminales inaudibles mucho más allá del alcance de vuestra percepción consciente, y éstos están filtrándose por los cables subterráneos de fibra óptica hasta vuestras unidades. Estos cables están siendo instalados en vuestras calles metropolitanas y conectados a vuestros hogares, escuelas y oficinas, y su propósito es enredaros en la red de control por medio de la tecnología de sonido y otros mecanismos avanzados a los cuales hemos aludido aquí.

Si sois escépticos en cuanto a la manipulación mediante frecuencias de sonido, constatamos un reciente suceso de sabotaje político: cuando la embajada estadounidense experimentó frecuencias de sonido de control mental y emanaciones electromagnéticas que estaban siendo emitidas hasta sus oficinas de Moscú.

Salió en las noticias, pero sabéis demasiado poco de este tipo de manipulación de la energía como para responder y reaccionar ante sus implicaciones; y se presentó de tal manera, que creéis que pertenece al mundo de James Bond y no puede afectaros personalmente, así que os desentendéis del asunto.

Nos preocupa que entendáis cómo y por qué se usan estos métodos, y que luego aprendáis a percibir estas frecuencias en el nivel consciente, pues una vez que hayáis hecho aflorar la información en la conciencia ya no pueden manipularos a través de ella. Siendo conscientes, podéis aprender a desviar las ondas y enviarlas de regreso al emisor, eliminar sus efectos de vuestro cuerpo energético y liberaros de sus mecanismos de control.

No sugerimos, en absoluto, que le tengáis miedo a vuestra tecnología, pues no estimulamos el miedo en vosotros. Más bien, os pedimos que despertéis a la posibilidad de que exista la tecnología de control mental en este contexto y, por ende, sugerimos que si tenéis que utilizar la red, lo hagáis discriminadamente.
Para prepararos, empezad por envolver a vuestro ser en un campo de fuerza de luz blanca dorada; luego, visualizad que rodea vuestra computadora, penetra en los circuitos y en la fibra óptica del sistema, y finalmente que sale y llega a la computadora receptora de vuestro contacto.

Debéis tener la intención de que vuestro instrumento tenga la capacidad de desbaratar las ondas de sonido de alta frecuencia que vienen a través del equipo, y que estéis escudados de cualquier información subliminal que esté siendo irradiada a través de la pantalla. Ésta es una preparación absolutamente necesaria antes de que trabajéis en la red.

Al hacerlo, no sólo os escudaréis parcialmente, sino que estaréis liberando en ciertos niveles los mecanismos de control programados a través del sistema, contribuyendo así a su desmantelamiento. Sin embargo, nada será tan efectivo como simplemente no haceros usuarios, y permanecer «fuera de línea», si podemos citar la jerga de vuestra tecnología de punta.

Os advertiremos ahora, sin embargo, que el auto Net es el eslabón perdido de la cadena con grillete que pondréis en torno a vuestra libertad. Dada nuestra explicación concerniente a controles y emisiones electromagnéticas, os sugerimos que no os dejéis seducir y creáis que sólo podréis encontrar vuestro camino guiados por el circuito móvil de Internet. Eso sería, verdaderamente, una declaración de resignación total y de que os han lavado el cerebro, y ya sabemos cómo os manipularán para que creáis que no llegaréis a «ninguna parte» sin él.

¿No diríais que ya es hora de que desarrolléis algún tipo de sistema de alarma en contra de la explotación tecnológica?

Como miembros del amanecer, tenéis que ser claros en este asunto. El objetivo del marketing tecnológico del pasado fue la introducción masiva de Internet en los terminales de computadoras personales y de negocios; ahora se inicia la intensa comercialización de la conexión interactiva entre Internet y la televisión. El auto Net (GPS) ha empezado a aparecer en una versión más inofensiva del trazado de mapas asistido por computadora para vuestra conveniencia mientras conducís, y ya es «opcional» en los últimos modelos de coches de lujo. Hay laboratorios que ya están listos para insertar chips computarizados en las redes nerviosas de vuestro cuerpo que os robotizan mentalmente y os vuelven físicamente «rastreables».

Os harán implantar software biológico directamente en vuestro cerebro (VACUNAS) —chips biológicos computarizados que cubren un sinnúmero de temas—, y así desaparecería la educación que conocéis en la actualidad, así como también la inteligencia natural. No os engañéis creyendo que ésta es una fantasía disparatada, pues la tecnología ciber biónica es el último grito de la industria, y no penséis que no os están preparando lentamente para aceptarla también como un «progreso».

Sin duda estáis al tanto de la implementación de órganos artificiales, pues se han hecho muchos avances en este campo, y algunos son muy positivos. Nos preocupan más los trasplantes de órganos y genes, precursores de la tecnología de computadoras biológicas. Muchos de vuestros gobiernos están poniendo en vigencia legislaciones que autorizan al Estado el libre acceso a vuestro cuerpo una vez que lo dejáis, para ser utilizado en la rentable práctica médica de la cirugía de trasplante de órganos.

Estad seguros de que cada célula del cuerpo es un reflejo plenamente consciente de la vibración de vuestra alma, y al imponer a otro cuerpo vuestra matriz etérea (ADN) y vuestro tejido físico están violando absolutamente las leyes de la creación divina, interfieren en vuestro karma mutuo y niegan a vuestra alma su viaje sin tropiezos de regreso a la luz. Un fragmento de vuestro ser queda inexorablemente atado a otro individuo, y el destino del alma de ambos se altera permanentemente. (N. P. ojo con los transplantes de órgano, donación de sangre, donación de cabello para hacer pelucas).

En Atlántida se vio mucho este tipo de intervencionismo y ya hemos aludido a las monstruosas mutaciones creadas por la transferencia de genes y otros experimentos biológicos antinaturales, incluyendo el trasplante de órganos. Estos procedimientos no constituyen ningún beneficio para el propósito supremo y son un ejemplo más de que la tecnología aparentemente «humanitaria» actúa, de hecho, en contra del orden superior.

Algunos de vosotros habéis desarrollado vuestra conciencia y sensibilidad para reconocer la música de vuestra alma: la vibración del wam. En cierto grado, sentís y experimentáis cada célula, en verdad cada partícula subatómica, mientras ejecutáis la vibración de la esencia de vuestra alma a través de las ondas de vuestro ser y hasta el mar de la existencia. El trasplante de órganos donados, inevitablemente, crea una disonancia atonal en el cuerpo del receptor, pues se ha interrumpido la totalidad en la sutileza de las frecuencias vibratorias que trascienden vuestra esfera física; la música ha sido afectada.

El donante, cuyo wam está retenido como una vibración remota en el cuerpo del otro, queda atrapado en el interior de la zona gris entre el Espíritu y la materia, la luz y la oscuridad.

El cuerpo humano, la sede del alma, se ciñe a un modelo predeterminado y único de expresión del alma, creado para cumplir con ciertos requisitos kármicos que ésta fija antes de entrar. El ADN, el arquitecto inteligente, establece la geometría del cuerpo físico (determinada por la especie, raza y memoria genética) de tal modo que los huesos, tejidos, líquidos y órganos llevan al alma —sujeta a las intenciones de vuestro libre albedrío—, a través de la encarnación física, desde la concepción hasta el fallecimiento.

En ese lapso de tiempo, cuando el cuerpo aún vibra energéticamente aunque haya sido declarado «clínicamente muerto» (un estado cuestionable determinado por fuerzas ajenas al libre albedrío del individuo), todavía resuena la canción del alma y, por ende, el cuerpo debe dejarse en un agradable silencio mientras la transmutación llega a su fin. Para cuando la música ha cesado en los tejidos y fluidos del cuerpo, éste ya no es viable para llevar a cabo la cirugía de trasplante de órganos; ésta es la zona de peligro. En esencia, si el órgano tiene suficiente fuerza vital como para ser trasplantado, aún lleva la frecuencia del alma y no debe ser molestado.

Vuestro cuerpo, el vehículo de manifestación y expresión del espíritu, nunca pretendió ser incorporado y superpuesto artificialmente en la matriz vibratoria de otro ser humano, cuyo deseo (impuesto o no) de aferrarse a la vida física niega el proceso del alma originalmente establecido antes de encarnarse. En verdad, no cabe ninguna duda de que vuestro cuerpo no previó un gobierno que simplemente autoriza el acceso sin restricciones a vuestra alma, negando todo libre albedrío en la materia.

Esto va absolutamente en contra de las leyes del karma, y se opone a vuestro propósito más noble.

También es altamente indicativo de vuestro actual miedo y concepción errónea del proceso de la muerte, el cual, en gran parte, aún se considera el Final de Finales en vuestro mundo moderno. La transformación de la materia es el comienzo de la nueva forma, y el proceso natural es que el ser entero, una expresión física consciente de la vida, experimente en su totalidad la disolución de lo físico como un proceso normal de su propia evolución.

La muerte, entonces, ha de percibirse como un paso, la continuación de la existencia, y una experiencia evolutiva, y no como el fin de la vida.

De la semilla, al árbol, y luego, de regreso a la semilla.



Extracto del libro: "El Cosmos de Alma".
Un despertar para la humanidad.
Capítulo V . - La geometría de la conciencia manifiesta.
Patricia Cori.