domingo, 5 de febrero de 2012

2012 AÑO DEL CAMBIO CÓSMICO

Este año tan esperado por muchos es el Año del Gran Cambio Cósmico.

Aquello que esté suelto, indefinido y sin iluminar tendrá su oportunidad de unirse a las huestes celestiales, luminosas y, abriéndose de corazón, participar del Proyecto Evolutivo Cósmico.

Grandes cambios se han anunciado y grandes cambios vendrán.

Es la oportunidad esperada por miles de años de una verdadera Transformación.

Es el acuerdo interplanetario de trascender y evolucionar en la Conciencia Cósmica, de todo el Universo.

La Tierra, el Sistema Solar y miles de millones de Galaxias esperan el minuto de Transición a la Luz de un Nivel Superior.

Prepararse no implica más que soltar:
- Viejas estructuras mentales
- Pautas sociales caducas
- Sistemas Sociales anacrónicos
- Mentalidades obsoletas
- Actitudes nefastas, personales y sociales
- Espíritus abandonados a la oscuridad
-Ignorancia e Inconsciencia del Nivel Humano como parte de una Cadena Global Espiritual, intergaláctica, interdimensional
- Negligencia de parte de los Líderes Mundiales Económico/ Político/ Religioso


Suelta, soltar, desapegarse, desprenderse de todo lo viejo inútil y malsano –si es malo para ti lo es para todos- para abrirse a vivir el Presente.

El único instante real libre de condicionamientos y preocupaciones. Vivirlo en libertad.

Libertad es AMOR a sí mismo y a los demás –esto es indivisible ‘como es adentro es afuera’- libertad de seguir el impulso del Corazón, el susurro en tu Interior, tu Guía mostrándote el camino de la Belleza, la Verdad y la Bondad para que todos, “TODOS” puedan vivir en Armonía e Igualdad.

Igualdad no quiere decir todos igualitos en lo que hacen, dicen, usan, no. Igualdad es saber que TODOS son Luz en potencia y que toda potencia pasa al acto.

Igualdad de oportunidades y posibilidades. Igualdad en la Conciencia de Hermandad de un Origen y un Destino idénticos.

Y, desde allí creando y aportando al Mundo y a la Vida desde su originalidad.

Ésa es la única diferencia REAL entre ustedes: el aporte original que cada uno viene a dar a este Plano.

Y desde esta clara exposición es que pedimos:

* Paren, hagan una pausa en sus vidas

* Replantéense dónde y cómo viven

* Usen la información que circula por muchos medios. Úsenla para su propio bien, para crecer interiormente y armonizarse en primera instancia cada uno a sí mismo.

* Practiquen, practiquen y practiquen la Respiración Profunda, Consciente, lenta y relajadamente varias veces por día.

* Busquen la Serenidad Interior como el perro hambriento busca alimento.

* Obtengan variadas formas de Meditar, Visualizar, Calmar la mente y Abrir el Corazón.

* El Corazón es el asiento del Amor Universal. Dale espacio, tiempo, atención. Ocúpate de escucharlo.

Si es necesario de ‘aprender’ a oírlo concentrándote en su ritmo y que de allí lleguen los ecos del Amor Divino, Sagrado que te susurrarán el mensaje que necesites oír. (No el que quieras sino el que tú Alma necesite para ser guiada)

* Y, por sobre todas las cosas ten paciencia contigo, sé amable y amoroso. Nadie puede cambiar y abrirse al corazón en medio de presiones y malos tratos ¿verdad?

Desconecta el altoparlante de las frases hechas como ‘Así nunca lo vas a lograr’; ‘Eres un/a inútil’; ‘¡Vamos! ¡Aprisa! que se viene el fin del mundo’; ‘¡No te digo que todo está en mi contra!’; y para terminar el infaltable ‘No sirvo para nada’ y ‘Yo no puedo’
(Todo eso es material antiguo, archivos del Pleistoceno de tu vida, busca ayuda en libros o en personas y deja que toda la Energía Amorosa que les estamos irradiando para ayudarlos penetre en ti y surta su efecto)

Como consejo final, “USA las LLAVES”:

•PERDÓNATE por todo y de acá en más intenta actuar con entereza, coherencia y dignidad.

•PIDE AYUDA a nosotros, al Mundo Espiritual, a un maestro, a quien tú le tengas confianza.

•AGRADECE. La gratitud abre puertas que el cerrajero más diestro no puede abrir.

•ESPERA que la Paciencia es la Madre de todas las Virtudes.

•AMATE como DIOSAMOR te AMA. Con Aceptación, con Alegría. Sin críticas ni prejuicios.