martes, 13 de marzo de 2012

El Ser Superior

Los seres humanos somos seres multidimensionales, es decir, vivimos al mismo
tiempo en distintas dimensiones de realidad, una de ellas, con la que
estamos más familiarizados, es la tercera dimensión que todos conocemos tan
bien.

Las dimensiones no son otra cosa que distintos niveles de realidad, pero la realidad está formada por energía y por conciencia, por lo tanto estas realidades están conformadas por distintos niveles de energía y de conciencia, conforme nos movemos hacia arriba en la escala de las dimensiones, la energía que forma esa realidad vibra a una frecuencia diferente, entre más rápido vibre la frecuencia de una realidad, más sutil o etérea se vuelve, así, la tercera dimensión es la más densa, en esta realidad, las partículas del átomo giran a 9/10 de la velocidad de la luz, creando la ilusión de la materia.

En otras dimensiones superiores, las partículas giran a mayores velocidades y por lo tanto no existe una materia tan densa como en la tercera dimensión.

Lo mismo sucede con la conciencia, a mayor nivel de dimensión, más alto es el nivel de conciencia que encontramos. La conciencia podría explicarse como el nivel de percepción de la realidad en donde nos encontramos, entre más densa es la realidad, por su frecuencia vibratoria, menor es nuestra percepción de nuestra realidad y de las demás realidades que existen.

Si el ser humano es un ser multidimensional, significa que partes de nosotros están viviendo en esta dimensión que conocemos y partes de nosotros están existiendo en otras dimensiones y realidades, pero todo está sucediendo al mismo tiempo, en este instante.

Si existen partes de nosotros que están viviendo en dimensiones superiores,podemos deducir que estas partes están vibrando en frecuencias superiores y también tienen niveles de conciencia más elevados.

Nuestro Ser Superior no es otra cosa más que el conjunto de esas partes de
nosotros que están habitando frecuencias de energía y de conciencia superiores. Nuestro Ser Superior somos nosotros mismos experimentando otras realidades.


Cuando encarnamos en esta tercera dimensión pasamos por algo que se conoce
como "el velo del olvido" una de las cosas que olvidamos es precisamente que
existimos en distintos planos de realidad y que por lo tanto podemos conectarnos con todas nuestras partes.

En este momento de la historia de nuestro planeta, este "velo del olvido" se
está haciendo cada vez más delgado y nos está dando la oportunidad de
recordar la totalidad de todo lo que somos y de interactuar con más partes
de nuestro propio ser.

Nuestro Ser Superior ya se encuentra en contacto con nosotros en este
momento, no es algo que tenemos que aprender a hacer, porque es algo que
está sucediendo para todos y cada uno de los seres humanos. El Ser Superior
podría ser comparado con nuestro concepto de "la intuición", que todos
experimentamos en mayor o menor grado en nuestras vidas, algunos suelen
hacerle caso y otros no, pero está allí, siempre esperando comunicarse con
nosotros a través de cualquier mensaje sutil que podamos captar.

Si el Ser Superior ya se encuentra comunicándose con nosotros ¿por qué no
nos damos cuenta? Porque hemos aprendido que lo único que existe o que es
real es lo que pueden captar nuestros cinco sentidos físicos y muchas veces
sentimos que lo único que somos es este cuerpo físico dentro de esta
realidad de la tercera dimensión.

Por lo tanto, el obstáculo más grande que tiene nuestro Ser Superior son
nuestras propias creencias sobre la realidad que habitamos. Para establecer una comunicación más estrecha con este otro aspecto de nuestro ser, tenemos que comenzar a cambiar nuestra percepción y nuestras creencias sobre lo que somos y como todo, comenzar a practicar. No es necesario estar días y horas meditando para alcanzar esta comunicación, sólo se requiere de nuestra
intención, de nuestra constancia y de nuestra confianza.


Aunque nuestro Ser Superior somos nosotros mismos, nuestra mente racional y
nuestro sistema de creencias encuentran muy difícil entender este concepto,
por lo que en un principio tendemos a considerarlo como un aspecto separado
de nuestro ser, lo vemos tal vez como un ángel luminoso, o podemos incluso
identificarlo con algún maestro ascendido o guía, eso no es importante, la
forma no es importante mientras se tenga claro el fondo o la meta.

Cuando alcanzamos este nivel de comunicación con nuestro Ser Superior,
tenemos la ventaja de tener acceso a otros niveles de conciencia en donde se
encuentra; puede darnos una visión mucho más amplia de las cosas y puede
guiarnos por caminos más fáciles. Es como si estuviéramos en un tupido bosque y no conociéramos la ruta para llegar al próximo poblado y nuestro Ser Superior fuera un águila que desde arriba puede ver todo el panorama, sabe guiarnos para evitar un pantano, un animal salvaje, un barranco, un río y puede conducirnos por el sendero más fácil y más corto para llegar a nuestro destino.

Podemos comenzar a practicar esta comunicación con nuestro Ser Superior de
forma muy sencilla:

Lo primero que tenemos que hacer es establecer la intención de estrechar
esta comunicación.


Después tenemos que comenzar a poner atención a nuestro alrededor en formas en las que no estamos acostumbrados. Al principio esta comunicación es muy sutil, los mensajes no son tan claros y tan tangibles como todos quisiéramos, pero van haciéndose más y más obvios conforme vamos practicando.

Pide a tu Ser Superior que te ayude a mejorar la comunicación y que te envíe
mensajes que puedas captar y pon mucha atención... el mensaje puede ser algo
tan sutil como un anuncio espectacular en la calle, como una frase que escuchas de pronto, el título de un libro, un artículo que llega a tus manos, un sueño, una canción que escuchas en la radio, una pluma que cae del cielo, en fin... pueden ser miles de cosas.


Puedes hacer un diario y comenzar por anotar lo que tú consideras que fue un
mensaje de tu Ser Superior, pronto comenzarás a darte cuenta como todo
encaja como un rompecabezas.

Puedes también hacerle una pregunta antes de ir a dormir y pedirle que te de
la respuesta durante tu sueño, ten tu diario a la mano y anota tu sueño
justo al despertar, antes de hacer ninguna otra cosa.

Otra forma muy útil de establecer esta comunicación es a través de un
oráculo, existen cientos de tipos de oráculos, pueden ser cartitas de los
ángeles, un tarot, runas, i-ching, cartas medicinales, puedes incluso
inventar tu propio oráculo para comunicarte con tu Ser Superior.


Conforme empiezas a practicar esta comunicación de esta forma sencilla, muy
pronto te darás cuenta de cómo se va facilitando, volviendo más clara, más
constante y más tangible.

La meta es poder llegar a fundirte con tu Ser Superior, es encarnar en tu
cuerpo físico ese nivel de vibración y de conciencia para manifestarlo
dentro de este plano tridimensional. Pero tengo que resaltar aquí la
importancia de hacer una profunda limpieza y curación emocional. No podemos
integrar en nuestro cuerpo niveles superiores de frecuencia y de conciencia,
si no hemos limpiado antes nuestro ser inferior, tu comunicación con tu Ser
Superior puede llegar a ser maravillosa, pero sin la limpieza de tus tres
primeros chakras, no serás capaz de integrar a tu Ser Superior para fundirte
con esta parte de ti como un solo ser.


Sólo a través de una profunda e intensa limpieza y curación emocional,
podremos alcanzar niveles superiores de vibración y conciencia, no existe
otro camino ni ninguna otra fórmula, es algo totalmente indispensable.


Nuestro ser inferior no es otra cosa más que nuestro niño interno herido, al
igual que nuestro Ser Superior, constituye una más de nuestras partes que
necesita ser integrada, hasta que no rescatemos, sanemos e integremos esta
parte de nosotros, no seremos capaces de fundirnos con la totalidad de
nuestro ser.