jueves, 7 de julio de 2011

LAS NUEVAS ENERGIAS - KAREN BISHOP

Date: Mon, 4 Jul 2011 08:18:26 -0500

Las energías realmente han empezado a notarse últimamente y están creando grandes cantidades de movimiento por dentro. ¿Los síntomas? Podrían tener ganas de llorar sin motivo aparente, tener el corazón acelerado, falta de aliento, dificultad para dormir, y sentirse de mal humor. Podrían sentir que están perdiendo la cabeza, sentirse sumamente abrumados, o incluso sentir que nadie tiene ni remotamente ningún sentido.

Ajetreados, ajetreados, ajetreados, y ocupados, ocupados, ocupados son resultados de esta energía de rápido movimiento que va empujando casi todo en su camino a un ritmo muy constante y rápido. Definitivamente ahora no podemos mantenernos al ritmo de las rápidas creaciones, y por lo tanto, podríamos sentirnos continuamente sobrecargados. Añádase a esto el empuje de las energías mismas, y la presión en la cabeza, rigidez en el cuello, y PRESIÓN general por todas partes son resultados comunes.

Las personas que encontramos podrían cortarnos abruptamente y necesitar alejarse (¡no es una respuesta de muy alto nivel siendo que la conexión y la unidad son la realidad deseada! – ¡creando aún más confusión y corazones tristes), o seguir divagando acerca de sus situaciones personales con un trasfondo al borde de la histeria, aunque sea muy sutil (no se los puede culpar... ¡esta energía es intensa!)
En las últimas semanas, hemos estado ocupados, ocupados, ocupados puesto que estuvimos preparando nuestros nuevos espacios... haciendo nuestras nuevas camas donde recostarnos en los tiempos por venir. Con un aparente suministro inagotable de energía a nuestra disposición, ese viejo agotamiento de repente se desactivó.

¡Teníamos mucho que hacer! Tan pronto como suficientes de nosotros estemos instalados (o en realidad, tantas cosas ahora están trabajando en conjunto sin ninguna verdadera línea de tiempo lineal), entonces la intensa energía de empuje comenzará a expulsar aún más de lo viejo. Esta última ronda de energía de empuje ya ha llegado, pero esperen que estas oleadas vayan y vengan por un buen tiempo más. Lo que queda ahora es tan diminuto, que empujar y limpiar son los métodos más importantes ahora de prepararse para la llegada de la nueva energía.

De esta manera, las limpiezas personales también están golpeando fuerte, junto con las limpiezas de la tierra a medida que el proceso continúa. Y no nos olvidemos de ese familiar calor y ardor que a veces podemos sentir por dentro, mientras lo viejo, literalmente, se quema de nuestros sistemas. Ardor y dolor en las extremidades inferiores también podría presentarse de vez en cuando, conforme seguimos arraigándonos a una tierra nueva que se está formando ante nuestros ojos. ¡Uf! ¡Podríamos no tener ni un descanso! Y todavía podríamos sentirnos extrañamente incómodos y mal ubicados, como si no quedara absolutamente ningún lugar adonde ir que se sienta remotamente correcto y adecuado. “¡Yo sólo quiero sentirme normal!” podríamos declararle al universo, pero una nueva norma está iniciando su entrada, y las cosas nunca volverán a ser iguales (porque.... ejem.... ¡serán mejores!)
Debido a que estas energías de empuje están haciendo su trabajo de desalojar lo viejo, también podríamos simplemente sentirnos fatal, sin razón aparente. Como si estuviéramos volteándonos de adentro hacia afuera, podríamos sentirnos emocionalmente (y físicamente).... ¡UF! Y simplemente guácala... sin saber por qué. Podrían no sentirse cómodos en ninguna parte tampoco, ya que ninguno de nuestros viejos y comprobados remedios parece funcionar como antes. Suspiro.... ¡qué viaje tan largo ha sido! Pero hemos estado esperando esta agitación por muchísimo tiempo, y las cosas están finalmente moviéndose en formas perfectas y divinas.

Cuando cesen las oleadas de empuje, entonces nuestros nuevos espacios se convierten en las energías predominantes, y estas nuevas experiencias y espacios pueden sentirse bastante bien ahora. Los corazones finalmente están conectando y la energía del corazón con toda seguridad se está abriendo paso para entrar.