domingo, 30 de noviembre de 2008

TRABAJANDO EL MIEDO

El miedo es sonso?
El miedo en su función primaria estaría para asegurarnos la supervivencia y poner una alerta frente a los peligros, pero si éste sale de cauce se puede convertir en “un monstruo grande que pisa fuerte” y que nos impedirá vivir en libertad.
Este “monstruo”, incluso, ha sido una herramienta de dominio durante siglos. Utilizándolo, hasta se ha logrado que millones de personas cumplan los deseos (non sanctos) de apenas unos pocos.
Este a veces se disfraza de enojo, otras de tristeza, otras de depresión pero siempre es el mismo y de acuerdo a nuestras características tomará una forma y se ubicará en una o más áreas de nuestra vida
.¿Qué hacer? Desenmascararlo y enfrentarlo.
Hay un viejo concepto que considera que el que tiene miedo es un cobarde y lejos de eso yo diría que el valiente es el que lo enfrenta y no el que dice que no lo padece.

Desenmascararlo sería revisar en qué actitudes o sensaciones podría esconderse ya que puede estar en una sensación de no servir, de no poder, de no tener. En consignas o creencias instaladas en nosotros desde la infancia.
En cosas tan simples como no saber poner un límite o decir lo que pensamos o sentimos en el momento justo.
También es importante en épocas como la actual, donde los medios hacen uso y abuso del mismo, dejar de escuchar mensajes que nos inspiren temor.
Enfrentémoslo!!! Es hora de dejar la esclavitud.
Y no es necesario que nos llenemos de armaduras y escudos, es mucho más simple que eso, se desarma desde lo cotidiano, desde las actitudes mínimas de todos los días.
Ajustémonos a estar en el presente la mayor cantidad de tiempo que podamos, con pensamientos que fortalezcan lo positivo.
Las técnicas de auto conocimiento nos acompañarán en este desafío, llevándonos a vivir con mayor libertad y eligiendo lo que deseamos desde el amor, la serenidad y el bien común.
Prof. Marta Irene Villafañe