lunes, 17 de marzo de 2014

Mensaje: semanal del Maestro Ascendido Hilarión: del 16 al 23 de marzo,

2014 – a través Marlene Swetlishoff





Amados,

Los tiempos que están viviendo ahora contienen todos los elementos que posiblemente se podrían encontrar en un mundo de dualidad. Para aquellos de ustedes que se han centrado en elevarse por encima del combate y la caída del paradigma moribundo, puede parecer que el mundo se ha vuelto loco y sólo el caos gobierna el día. Por favor, tengan en cuenta que estos son los tiempos finales de los que se han hablado antes y que los que han estado ejerciendo el poder sobre las masas están tratando desesperadamente de seguir infundiendo miedo en los corazones de la humanidad, para que puedan ser controlados. La buena noticia es que la mayoría de los pueblos del mundo no están aceptando esos viejos programas de creencia. Ellos simplemente siguen adelante con sus vidas y trabajan en pro de sus propias metas y no dar ningún crédito a los acontecimientos que están aparentemente a punto de desbordar el mundo. Están viendo que sólo es el mundo visto a través del lente de la industria de noticias de entretenimiento.

El pueblo en sí tiene hambre de cambio y desean prosperar en su experiencia de encarnación en un cuerpo humano. Quieren volver a conectar con los elementos naturales en los alimentos que consumen, con el medio ambiente en que viven y con los otros habitantes que comparten este mundo con ellos.

Debido a la facilidad de acceso a la tecnología y la información que está fácilmente disponible, cada persona sólo tiene que conectarse y buscar para descubrir la información que les ayude a avanzar en su comprensión de un tema determinado. Sólo toma unos momentos para ver que lo que se está promocionado en los canales de noticias de entretenimiento no es nada nuevo o diferente. Es simplemente otra versión de la fórmula de crear un problema, crear la reacción y después dar la solución que desde el principio se desea implementar. Cuando la gente entiende lo que está en juego, simplemente sigue adelante y no prestan su energía y atención a ello; esto es lo que está sucediendo ahora.

La mayoría de las personas en el mundo son pacíficas y simplemente quieren vivir una vida pacífica. En muchas partes del mundo, las personas se están uniendo para manifestar sus demandas a los que se supone que les sirven a ellos y es en estas situaciones que los poderes traen sus propios elementos para hacer parecer que los manifestantes están fuera de control y deben ser sometidos para restaurar el orden. Este escenario se presenta en la mayoría de las manifestaciones públicas en todo el planeta donde las personas están pacíficamente exigiendo el cambio y es parte del repertorio de los que están en el poder. Se requiere determinación por parte de los que exigen el cambio, de mantenerse en paz mientras protestan y es importante que estas personas no reaccionen en respuesta a aquellos elementos que tratan de hacer que todo la manifestación parezca violenta. Se requiere conciencia y discernimiento por parte de los manifestantes pacíficos. Se requiere un gran control de sí mismo de parte de todos los miembros de la protesta pacífica.

A medida que las energías del cosmos continúan inundando el planeta, la humanidad en su conjunto está despertando al recuerdo de su derecho a vivir su vida en paz y soberanía. Al integrar la mayor luz en las frecuencias más altas que los rodea, se están abriendo a nuevas perspectivas que antes no se veían ni se reconocían. La luz es el catalizador revolucionario que está trayendo los cambios que todos han deseado ver en su mundo. No es fácil para la humanidad cuando los cambios internos son los primeros que comienzan a ocurrir y esto está sucediendo ahora con una ocurrencia regular. La Luz trae un final a las cómodas ilusiones que se tejieron en la cotidianidad aquí en este planeta. La Luz requiere un reajuste en las percepciones de cada quien. La Luz comienza a mostrar vías conductuales de mayor iluminación para todos.

Esta es la tarea al frente de la humanidad ahora. Despertar y darse cuenta de que, individual y colectivamente, tienen más poder que el que se dieron cuenta que tenían dentro de sí y entonces comenzar a tomar decisiones conscientes para vivir una forma de vida más refinada que honre a todos los habitantes de este mundo como los seres soberanos que realmente son. Honrar la luz que es una chispa inherente dentro de su conexión con lo Divino. Crear un mundo donde haya verdadera equidad para todos sus habitantes y donde su planeta de origen sea reconocido como un ser divino consciente y sensible que es parte de una mayor red de otros mundos y trabajar diligentemente para restaurarlo a su antigua gloria con cada pensamiento, palabra y acción para que su mundo puede reunirse con el resto del universo, como miembro honorable de un vasto sistema de mundos que trabajan juntos en paz y armonía.

Hasta la próxima semana...

YO SOY Hilarión.


©2014 Marlene Swetlishoff